Carromero cumplirá el resto de su condena en España

viernes 14 de diciembre de 2012 20:05 CET
 

MADRID (Reuters) - El joven político español Ángel Carromero terminará de cumplir su condena de cuatro años de cárcel por el accidente de tráfico que tuvo lugar en Cuba en julio en el que murió el destacado opositor Oswaldo Payá, Lo que completa una exitosa negociación entre ambos gobiernos y pone fin al polémico incidente.

España y Cuba anunciaron el viernes que Carromero, de 26 años y vicesecretario de Nuevas Generaciones del gobernante Partido Popular en Madrid, retornará a su país - en una fecha no precisada - para completar la condena a cuatro años por conducción imprudente que causó también la muerte de otro disidente cubano, Harold Cepero.

El joven político sueco Jens Aron Modig, resultó ileso y pudo volver a su país después de expresar en una conferencia de prensa en La Habana su arrepentimiento por realizar actividades políticas ilegales en la isla.

"Se ha autorizado el traslado a España de Ángel Carromero para que cumpla aquí la condena impuesta por las autoridades cubanas", dijo en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

Las relaciones entre Cuba y España se enfriaron desde la llegada al poder del Partido Popular hace un año y este caso hizo temer un empeoramiento del clima diplomático.

Finalmente se pudo encauzar a través de discretas negociaciones que aseguraron el retorno de Carromero.

Santamaría no quiso precisar cuándo tendrá lugar el retorno y volvió a pedir cautela.

SIN FECHA

Una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de Cuba confirmó el retorno de Carromero a España, pero tampoco aclaró la fecha.   Continuación...

 
El joven político español Ángel Carromero terminará de cumplir su condena de cuatro años de cárcel por el accidente de tráfico que tuvo lugar en Cuba en julio en el que murió el destacado opositor Oswaldo Payá, informó el viernes el Gobierno español. Imagen del pasado mes de octubre de Carromero (centro) al entrar en el tribunal de la localidad cubana de Bayamo, en el este de Cuba, en el que fue juzgado. REUTERS/Cortesía de Cubadebate/Ismael Francisco/Handout