Rusia reconoce que los rebeldes podrían ganar el conflicto en Siria

jueves 13 de diciembre de 2012 13:59 CET
 

BEIRUT (Reuters) - Rusia admitió el jueves que los insurgentes sirios están logrando avances y que podrían ganar el conflicto, en la afirmación más descarnada de Moscú sobre el difícil panorama que afronta su aliado, el presidente Bashar el Asad.

"Uno debe mirar los hechos a la cara", dijo Mijail Bogdanov, viceministro de Asuntos Exteriores ruso, citado por la agencia estatal de noticias RIA. "Desafortunadamente, no puede descartarse la victoria de la oposición siria", agregó.

Bogdanov, enviado especial del Kremlin para asuntos de Oriente Próximo, dijo que el Gobierno sirio estaba "perdiendo control de más y más territorio" y que Moscú estaba preparando planes para evacuar a ciudadanos rusos si es necesario.

Las declaraciones de Bogdanov fueron la señal más clara de que Rusia se está preparando para una posible derrota del Gobierno de Asad.

Los rebeldes en franco avance ahora tienen bajo su dominio casi un arco completo de territorio desde el este hacia el sudeste de Damasco, pese a los feroces bombardeos lanzados para hacerlos retroceder.

El estallido de un coche bomba provocó la muerte el jueves de al menos 16 hombres, mujeres y niños en Qatana, un pueblo alrededor de 25 kilómetros al suroeste de Damasco donde viven muchos soldados, dijeron activistas y medios estatales.

La explosión ocurrió en una zona residencial para soldados en Qatana, que está cerca de varias bases militares, dijo Rami Abdelrahman, jefe del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización partidaria de la oposición.

Según Abdelrahman, la cifra de muertos es 17, incluidos siete niños y dos mujeres. La agencia estatal de noticias SANA dijo que 16 personas habían perecido en el ataque.

La televisión estatal culpó por la explosión a "terroristas", término que usa para calificar a los rebeldes, y mostró imágenes de soldados caminando en un edificio parcialmente derrumbado, entre escombros.   Continuación...

 
Rusia admitió el jueves que los insurgentes sirios están logrando avances y que podrían ganar el conflicto, en la afirmación más descarnada de Moscú sobre el difícil panorama que afronta su aliado, el presidente Bashar el Asad. Los rebeldes en franco avance ahora tienen bajo su dominio casi un arco completo de territorio desde el este hacia el sudeste de Damasco, pese a los feroces bombardeos lanzados para hacerlos retroceder. El estallido de un coche bomba provocó la muerte el jueves de al menos 16 hombres, mujeres y niños en Qatana, un pueblo alrededor de 25 kilómetros al suroeste de Damasco donde viven muchos soldados, dijeron activistas y medios estatales. En la imagen, la ozna dañada por la explosión de la bomba, el 13 de diciembre de 2012. REUTERS/Sana