Los egipcios en el extranjero votan la constitución

miércoles 12 de diciembre de 2012 13:30 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - Los egipcios en el extranjero comenzaron a votar el miércoles en un referéndum sobre la nueva constitución que el presidente Mohamed Mursi trató de urgencia en una asamblea para su redacción dominada por los islamistas, en un revés para la oposición que esperaba que se retrasara el proceso.

La agencia estatal de noticias informó de que la votación había comenzado en las embajadas egipcias en el extranjero, el mismo día que el ejército tenía previstas conversaciones entre facciones rivales en El Cairo dirigidas a unir a un país profundamente dividido por la crisis por el referéndum, y que finalmente se retrasaron debida a la poca respuesta de su asistencia.

La votación en el país se realizará en dos días, el 15 de diciembre y el 22 de diciembre.

La oposición liberal y laica había argumentado que las caóticas protestas y contraprotestas que siguieron a la asunción por parte de Mursi de nuevos poderes el mes pasado suponía que el referéndum debería posponerse, pero las grandes manifestaciones opositoras esta semana no cambiaron la idea del presidente islamista.

Medios estatales dijeron que el plan de votación en dos días se había adoptado porque muchos de los jueces que se necesitaban para supervisar la consulta estaban fuera en protesta por la decisión de celebrar el referéndum, así que ha tenido que dividirse.

Mursi estaba impaciente por sacar adelante la nueva constitución ya que debe estar en vigor antes de que se celebren nuevas elecciones, las cuales se esperan para principios del próximo año.

/Por Tamim Elyan y Marwa Awad/

 
Los egipcios en el extranjero comenzaron a votar el miércoles en un referéndum sobre la nueva constitución que el presidente Mohamed Mursi trató de urgencia en una asamblea para su redacción dominada por los islamistas, en un revés para la oposición que esperaba que se retrasara el proceso. En la imagen, una mujer egipcia vota en el consulado de su país en Dubai el 12 de diciembre de 2012. REUTERS/Jumana El Heloueh