Europa trata de superar sus desacuerdos sobre la unión bancaria

miércoles 12 de diciembre de 2012 12:21 CET
 

BRUSELAS (Reuters) - Los diferentes enfoques sobre los planes para que el Banco Central Europeo supervise el sector bancario, la reforma financiera más ambiciosa de la Unión Europea, centrarán el miércoles la reunión de los ministros de Finanzas del bloque.

Francia y Alemania, tradicionalmente líderes en integración europea, están enfrentadas sobre partes del plan, y queda poco tiempo para que la Unión Europea logre un compromiso para completar la estructura de la unión bancaria antes de final de año.

Siguen sin respuesta interrogantes cruciales, como cuántos bancos debería supervisar directamente el BCE y si el banco central tardará más de un año, como está previsto, en asumir completamente su papel.

Después de tres años de medidas graduales contra la crisis, un acuerdo sobre una unión bancaria establecería una piedra angular de una unión económica más amplia y supondría el primer intento concertado de integrar la respuesta del bloque a los problemas de las entidades.

Pero para alcanzar un acuerdo, que los líderes de la UE quieren cerrar cuando se reúnan en una cumbre el jueves y el viernes, habrá que abordar las preocupaciones de Alemania, cuyo respaldo es crucial, y a la vez satisfacer a Francia y a otros países con profundos intereses en el tema como Reino Unido, Suecia y Holanda.

"No va a ser fácil para Alemania", dijo un diplomático cercano a las conversaciones. "Pero los mercados nos están mirando".

Otro diplomático dijo que había un conflicto entre calidad y velocidad: poner en marcha la mejor unión bancaria posible llevará tiempo y podría ser necesario ampliar los plazos acordados.

A Berlín le preocupa que la supervisión evolucione hacia un plan por el que tenga que pagar la factura de los bancos europeos demasiado débiles para sobrevivir cuando, como está previsto, se establezca un esquema central de liquidación para cerrar entidades con problemas.

También le preocupa un potencial conflicto de intereses entre el papel del BCE como supervisor y como guardián de la política monetaria. Este tipo de conflicto podría producirse si el BCE decidiese mantener bajos los tipos de interés para apoyar a bancos.   Continuación...

 
Los diferentes enfoques sobre los planes para que el Banco Central Europeo supervise el sector bancario, la reforma financiera más ambiciosa de la Unión Europea, centrarán el miércoles la reunión de los ministros de Finanzas del bloque. En la imagen, banderas europeas ondean frente a la sede de la Comisión Europea en Bruselas, el 12 de octubre de 2012. REUTERS/Yves Herman