Las potencias mundiales reconocen nueva coalición opositora siria

miércoles 12 de diciembre de 2012 11:00 CET
 

MARRAKECH, Marruecos (Reuters) - Las potencias mundiales reunidas en Marrakech han reconocido la nueva coalición opositora de Siria como "representante legítimo del pueblo sirio" y pidieron al presidente Bashar el Asad que "se haga a un lado", según el borrador de una declaración obtenido el miércoles.

La declaración de 130 representantes internacionales que conforman el grupo de naciones "Amigos de Siria" advirtieron de que cualquier uso por parte del gobierno de Asad de armas químicas o biológicas obtendría una "respuesta seria".

"Los participantes reconocen a la Coalición Nacional como representante legítimo del pueblo sirio y la organización rectora bajo la cual se congrega la oposición siria", dijo el borrador obtenido por Reuters antes de la reunión de las principales potencias, excluidas Rusia y China.

"Bashar el Asad ha perdido legitimidad y debería hacerse a un lado para permitir un proceso de transición política sostenible", dijo el texto del borrador de declaración.

Refiriéndose a informaciones recientes de inteligencia occidentales que sugerían que Asad podría usar armas químicas y biológicas en el conflicto que ya dura 20 meses, las potencias dijeron que "cualquier uso de armas químicas en Siria sería abominable y que provocaría una respuesta seria de la comunidad internacional".

También anunció la creación de un fondo de ayuda "para apoyar al pueblo sirio", y pidió a estados y organizaciones que hagan contribuciones al fondo.

 
Las potencias mundiales reunidas en Marrakech han reconocido la nueva coalición opositora de Siria como "representante legítimo del pueblo sirio" y pidieron al presidente Bashar el Asad que "se haga a un lado", según el borrador de una declaración obtenido el miércoles. En la imagen, manifestantes sostienen banderas de la oposición en una zona de edificios dañados tras un ataque con misiles de las fuerzas aéreas sirias, en Daraya, el 7 de diciembre de 2012. REUTERS/Kenan Al-Derani/Shaam News Network/Handout