9 de diciembre de 2012 / 14:22 / en 5 años

Netanyahu: El júbilo de Hamás en Gaza demuestra que Israel está en riesgo

La promesa de Hamás de vencer a Israel después de proclamar su "victoria" en el conflicto del pasado mes en Gaza justifica la reticencia de Israel a ceder más tierra a los palestinos, dijo el domingo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. En la imagen, Netanyahu en la reunión del gabinete israelí el 9 de diciembre de 2012 en Jerusalén.Ammar Awad

JERUSALÉN (Reuters) - La promesa de Hamás de vencer a Israel después de proclamar su "victoria" en el conflicto del pasado mes en Gaza justifica la reticencia de Israel a ceder más tierra a los palestinos, dijo el domingo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Jaled Meshaal, líder del movimiento islamista Hamás, hizo un discurso desafiante ante miles de seguidores en la Franja de Gaza el sábado, prometiendo hacerse con todo el territorio que hoy tiene Israel, al que dijo que nunca reconocería.

"Durante el último día, nos hemos vuelto a ver expuestos a la verdadera cara de nuestros enemigos. No tienen ninguna intención de comprometerse con nosotros. Quieren destrozar nuestro país", dijo Netanyahu en su reunión semanal de gabinete.

El líder israelí se ha enfrentado esta semana a feroces críticas procedentes del extranjero por anunciar la construcción de asentamientos judíos en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este después del reconocimiento de facto del estado palestino por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Sin embargo, Netanyahu dijo que Israel no se retiraría nunca de forma unilateral de Cisjordania, como hizo en Gaza en 2005, argumentando que podría llevar a la creación de otro territorio desde el que los palestinos podrían lanzar cohetes contra ciudades israelíes.

"Siempre me horrorizo con las falsas ilusiones de quienes están preparados para continuar con este proceso y la denominada paz", dijo.

"Queremos una paz verdadera con nuestros vecinos, pero no vamos a cerrar los ojos ni a enterrar nuestras cabezas en la arena", dijo, agregando que esto requiere que Israel "haga frente a la presión internacional".

Aunque Hamás rechaza reconocer a Israel o renunciar a la violencia, el presidente palestino apoyado por Occidente, Mahmud Abas, ha dicho que está preparado para sellar la paz sobre la base de las líneas que existieron antes de la guerra de 1967, cuando Israel se apoderó de Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza.

ABAS, LA UNIDAD

Las conversaciones directas se rompieron en 2010 por la cuestión de la construcción de asentamientos y Abas, quien impera en la Ribera Occidental, ha llamado desde entonces a la reconciliación con Hamás, que derrocó a sus propias fuerzas en Gaza en una guerra civil que tuvo lugar en 2007.

La carta fundacional de Hamás de 1988 llama a la destrucción de Israel y a la recuperación del mandato de Palestina, aunque los líderes de Hamás han dicho en los últimos años que el movimiento podría vivir de forma pacífica junto a Israel si gana un estado en todos los territorios ocupados en 1967. Varios responsables de Hamás han indicado en ocasiones su disposición a negociar un alto el fuego con Israel.

"Lo que es interesante es que Abu Mazen (Abas), de todas las personas, no condenó las palabras (de Hamás) pidiendo la destrucción de Israel, al igual que anteriormente no condenó el lanzamiento de cohetes contra Israel (desde Gaza)", dijo Netanyahu.

"Y a mi pesar está trabajando por la unidad con el mismo Hamás, que está apoyado por Irán".

Hamás celebra el 25 aniversario de su fundación esta semana, convirtiendo el acontecimiento en una "victoria" del partido tras el conflicto de ocho días con Israel que tuvo lugar el mes pasado en el que cerca de 170 palestinos y seis israelíes, la mayoría civiles, perdieron la vida.

Israel no sólo mató al cerebro militar del grupo durante los combates, sino que además dice que destruyó a largo plazo los arsenales de cohetes de Gaza y se aseguró un alto el fuego que puso fin a ataques indiscriminados desde el enclave costero.

En su primera época como primer ministro en 1997, Netanyahu envió a miembros del Mosad para asesinar a Meshaal, entonces una figura de nivel medio de Hamás, en Jordania en represalia por una oleada de atentados suicidas palestinos. Echaron a perder la misión y los posteriores reproches por parte de Amán obligaron a Israel a liberar al líder espiritual de Hamás que estaba encarcelado. El episodio ayudó a impulsar a Meshaal a puestos más altos.

Un ministro del gabinete del partido derechista de Netanyahu Likud, Yisrael Katz, dijo que Israel podría tener de nuevo como objetivo a Meshaal y que Hamás no debería mantener la tregua mediada por Egipto en Gaza el 21 de noviembre.

"Dijo que desea morir como un mártir y hay una probabilidad alta de que su último deseo se cumpla, y se convertiría en un objetivo legítimo", dijo Katz a Israel Radio.

Meshaal realiza su primera visita a Gaza y se espera que regrese el lunes a Egipto. Vive entre Doha y El Cairo, y es la figura clave de Hamás para sus relaciones exteriores.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below