El viaje de Hillary Clinton a Belfast, empañado por unos disturbios

viernes 7 de diciembre de 2012 18:43 CET
 

BELFAST (Reuters) - La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, condenó el viernes una serie de episodios de violencia callejera durante un viaje a Irlanda del Norte, diciendo que mostraban que el proceso de paz que ella lleva tiempo apoyando en la provincia británica aún no está completo.

Clinton llegó a Irlanda del Norte tras conversaciones sobre Siria en Dublín con el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, en una semana en la que se han registrado tres altercados y se ha arrestado a cuatro supuestos activistas nacionalistas tras el hallazgo de una bomba en un coche.

"No puede haber sitio en Irlanda del Norte para ninguna violencia, cualquier reminiscencia del pasado debe ser rápida e inequívocamente condenada", dijo Clinton en rueda de prensa con el primer ministro probritánico Peter Robinson y su segundo, el ex líder del Ejército Republicano Irlandés Martin McGuinness.

Añadió que la violencia procedía de una "pequeña minoría de personas que intentan alimentar pasiones o emociones. Es inaceptable y debe ser repudiado por todos".

Clinton viajó a Irlanda del Norte en varias ocasiones a mediados de los años 90 cuando su marido estaba ayudando a forjar el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998, considerándose su posición crucial cuando el acuerdo parecía ir a derrumbarse.

Al menos 3.600 personas murieron durante las tres décadas de enfrentamientos entre nacionalistas católicos que perseguían unirse a Irlanda y las fuerzas británicas y los protestantes decididos a seguir formando parte de Reino Unido.

El acuerdo de paz de 1998 se ha respetado en su mayoría, aunque algunos nacionalistas han incrementado sus ataques en los últimos años y las relaciones en la comunidad siguen siendo frágiles, con disturbios cada cierto tiempo en puntos candentes de la ciudad.

NOCHE DE VIOLENCIA

Los últimos altercados surgieron el jueves por la noche cuando un policía resultó herido al lanzar un grupo de personas ladrillos y botellas para mostrar su irritación por los concejales nacionalistas que votaron a favor de retirar la bandera británica del ayuntamiento de Belfast después de cien años.   Continuación...

 
La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, condenó el viernes una serie de episodios de violencia callejera durante un viaje a Irlanda del Norte, diciendo que mostraban que el proceso de paz que ella lleva tiempo apoyando en la provincia británica aún no está completo. En la imagen, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, en una rueda de prensa junto al viceprimer ministro de Irlanda del Norte, Martin McGuinnes, en el castillo Stormont, en Belfast, el 7 de diciembre de 2012. REUTERS/Kevin Lamarque