La Justicia argentina demora la aplicación de una ley clave para Clarín

viernes 7 de diciembre de 2012 08:14 CET
 

BUENOS AIRES (Reuters) - La Justicia argentina extendió el jueves una medida cautelar que congela la entrada en vigor de varios artículos de una ley impulsada por el Gobierno que podría llevar al desmantelamiento de Clarín, el grupo de medios más grande del país.

La decisión, dispuesta por una Cámara de Apelaciones, se conoció la víspera del vencimiento del amparo. El Gobierno consideraba que desde este viernes entraría en plena vigor la ley y por lo tanto iba a poder quitarle varios importantes medios a Clarín, un grupo fervientemente crítico del oficialismo.

Clarín es dueño de los principales operadores de cable del país, del diario más vendido, de algunas de las radios más escuchadas y de un importante canal de televisión, entre otros medios.

Tras conocer el fallo, el Gobierno dijo recurrirá a la Corte Suprema para que se revise la decisión, considerada "una vergüenza" por Martín Sabbatella, titular del Afsca, el ente que regula los medios audiovisuales.

"Se pedirá la intervención de la Corte para que revea este acto que lesiona la democracia", señaló a la agencia estatal de noticias, Télam.

Aunque la nueva ley de medios audiovisuales fue aprobada en 2009 por el Congreso, Clarín solicitó una medida cautelar a la justicia hasta que un juez decida sobre la constitucionalidad de algunos artículos de la norma.

Pero un tribunal de la Cámara en lo Civil y Comercial Federal prorrogó ese plazo "hasta que se dicte la sentencia definitiva en la causa, a fin de no alterar significativamente las circunstancias y asegurar la utilidad, oportunidad y eficacia del fallo" de fondo, según la resolución.

 
La Justicia argentina extendió el jueves una medida cautelar que congela la entrada en vigor de varios artículos de una ley impulsada por el Gobierno que podría llevar al desmantelamiento de Clarín, el grupo de medios más grande del país. En la imagen del 14 de noviembre se puede ver una gran pancarta contra Clarín en la sede de la agencia de estadísticas oficial en Buenos Aires. REUTERS/Marcos Brindicci