3 de diciembre de 2012 / 16:28 / en 5 años

El líder de centroizquierda, favorito para gobernar Italia

Pier Luigi Bersani está en la mejor posición para convertirse en el próximo gobernante italiano, después de las primarias de centroizquierda, pero el ex comunista debe convencer a los intranquilos mercados y a los votantes conservadores de que no llevará al país demasiado hacia la izquierda. En la imagen, el líder del Partido Democrático (PD), Pier Luigi Bersani, y su esposa Daniela, salen de un colegio electoral en piacenza, en el norte de Italia, el 2 de diciembre de 2012.Alessandro Garofalo

ROMA (Reuters) - Pier Luigi Bersani está en la mejor posición para convertirse en el próximo gobernante italiano, después de las primarias de centroizquierda, pero el ex comunista debe convencer a los intranquilos mercados y a los votantes conservadores de que no llevará al país demasiado hacia la izquierda.

Bersani, de 61 años, logró una gran victoria ante Matteo Renzi, el alcalde más joven de Florencia, en las primarias del domingo para elegir un candidato de centroizquierda de cara a las elecciones generales de la próxima primavera. Consiguió el 60 por ciento de los votos, frente al 39 por ciento de Renzi, ganando en todas las regiones salvo en la Toscana natal de su rival.

De Bersani se suele decir que ha tenido una carreta poco llamativa como engranaje del partido, pero su insistencia en celebrar elecciones primarias en su Partido Democrático (PD) ha sido un golpe maestro.

Los comicios le han dejado como líder sin rival de la muy fragmentada centroizquierda, que también salió reunificada de una votación que ha obtenido una valiosa repercusión pública.

Unos tres millones de votantes participaron en la segunda ronda electoral, y casi cuatro millones en la primera.

Los debates entre los candidatos atrajeron audiencias récord en televisión, reavivando el interés del público en el sistema político tradicional, amenazado por el populista Movimiento Cinco Estrellas del cómico Beppe Grillo.

Los últimos sondeos de opinión muestran al centroizquierda por delante y un pequeño descenso en el apoyo a Grillo, que ha rechazado cualquier alianza poselectoral y quiere un referéndum sobre si Italia debe dejar el euro. Su movimiento es ahora segundo en las encuestas.

CENTRODERECHA EN DIFICULTADES

La centroderecha está reducida a escombros por la indecisión del ex primer ministro Silvio Berlusconi, que aún no tiene claro si presentarse a las elecciones generales, de modo que Bersani parece tener vía libre para convertirse en primer ministro.

Sin embargo, pronto se enfrentará a una serie de duros desafíos.

Por encima de todo, debe convencer a los votantes conservadores que dominan Italia de que no es un izquierdista peligroso y persuadir a los inversores de que no abandonará el doloroso progreso logrado por el primer ministro, Mario Monti, para recuperar a Italia después de que el país bordeara un colapso al estilo griego durante el último Gobierno de Berlusconi.

Bersani ha reiterado que se atendrá a los duros compromisos presupuestarios de Monti, que han calmado a los mercados, pero dice que deben verse compensados con políticas para impulsar el crecimiento, reducir el desempleo y suavizar la penurias de trabajadores y pensionistas.

Además, tendrá que encontrar el modo de poner fin a las diferencias con el gran grupo de partidarios de Renzi y explotar el atractivo modernizador del alcalde de Florencia para atraer a los votantes de centroderecha, quizá ofreciéndole un puesto en el partido una vez se haya pasado la agria retórica de las primarias.

Varios políticos de izquierdas han dicho que el éxito de Monti se ha visto constreñido en buena parte porque todas sus medidas requieren el apoyo de un variopinto grupo de políticos en una incómoda alianza de diversos partidos, y que a un Gobierno elegido de forma prudente podría irle mejor.

"En la próxima legislatura debemos imponer políticas de austeridad, sí, pero también crecimiento. Es un largo camino. Si sólo tienes impuestos y austeridad, es predecible que los votantes privados de luz al final del túnel se unan a los populistas o se abstengan", señaló a Reuters el número dos del PD, Enrico Letta.

Bersani no tardó en advertir a sus entusiasmados seguidores de que el camino no será fácil tras la victoria en las primarias. "Debemos dar al centroizquierda un fuerte perfil de Gobierno y cambio. Debemos tener éxito sin contar cuentos de hadas", dijo.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below