España recauda 1.200 millones con la amnistía fiscal, la mitad de lo previsto

lunes 3 de diciembre de 2012 18:48 CET
 

MADRID (Reuters) - El Ministerio de Hacienda español dijo el lunes que la amnistía fiscal lanzada por el Gobierno para regularizar capitales ocultos había recaudado alrededor de 1.200 millones de euros, menos de la mitad de lo previsto inicialmente.

"Con datos a 30 de noviembre, el importe total ingresado con reflejo en el modelo 750 configurado para la presentación de la declaración tributaria especial se sitúa en 1.191 millones de euros", dijo Hacienda en una nota de prensa.

La declaración tributaria especial - más conocida como amnistía fiscal - pretendía aflorar unos capitales ocultos de hasta 25.000 millones de euros y recaudar 2.500 millones en base al 10 por ciento de gravamen para el capital que fuese declarado.

"La Declaración Tributaria Especial permitirá que, a partir de ahora, un importante volumen de activos y bienes, que durante años permanecieron ocultos, afloren y pasen a tributar en próximos ejercicios", explicó hacienda en su nota.

La polémica iniciativa, que fue muy criticada por la oposición, formó parte de un amplio paquete de medidas, con subidas de impuestos como el IVA, diseñados por el Gobierno español para intentar cumplir con su objetivo de cerrar 2012 con un déficit público del 6,3 por ciento.

El Ministerio de Hacienda está luchando por aflorar activos e incrementar la recaudación combatiendo el fraude tributario y, hasta octubre dijo que ha ingresado 9.246 millones de euros "como consecuencia de la lucha contra el fraude, lo que supone 1.300 millones más (un 17 por ciento de incremento) que en el mismo periodo del año pasado".

 
El Ministerio de Hacienda español dijo el lunes que la amnistía fiscal lanzada por el Gobierno para regularizar capitales ocultos había recaudado alrededor de 1.200 millones de euros, menos de la mitad de lo previsto inicialmente. En la imagen, el ministro español de Finanzas, Cristóbal Montoro, en el debate del presupuesto de 2013 en Madrid, el 24 de octubre de 2012. REUTERS/Andrea Comas