Israel seguirá con los asentamientos pese a la presión europea

lunes 3 de diciembre de 2012 17:47 CET
 

JERUSALÉN (Reuters) - Israel rechazó el lunes las críticas europeas por la decisión del primer ministro Benjamin Netanyahu de expandir la construcción de sus asentamientos en respuesta al reconocimiento implícito de Naciones Unidas del Estado palestino.

Reino Unido, Francia, España, Suecia y Dinamarca convocaron a los embajadores israelíes en sus respectivas capitales para expresarles su desaprobación al plan de erigir 3.000 viviendas más en los asentamientos judíos de la ocupada Cisjordania y Jerusalén Oriental, y de congelar los fondos que el Estado de Israel recauda en nombre de la Autoridad Palestina.

Un miembro de la oficina de Netanyahu dijo que Israel no cederá. "Israel continuará ateniéndose a sus intereses vitales, incluso frente a la presión internacional, y no habrá cambio en la decisión tomada", afirmó.

Enojado por la decisión del jueves de la Asamblea General de la ONU de elevar el estatus palestino en el organismo de "entidad observadora" a "Estado no miembro", Israel dijo al día siguiente que construiría nuevas casas para sus colonos en tierras ocupadas.

Este tipo de asentamiento proyectado en el pasado, en la tierra capturada por los israelíes en la guerra de 1967 y que los palestinos reclaman para la conformación de un futuro Estado, ha conllevado reiteradas condenas a nivel mundial.

Unos 500.000 israelíes y 2,5 millones de palestinos viven en la región.

En un dramático giro sembró alarma ente los palestinos y la comunidad internacional, el Gobierno procolonos de Netanyahu también ordenó "trabajo de plantificación" para la construcción de miles de unidades familiares en zonas que incluyen la denominada zona "E1" en el este de Jerusalén.

Una construcción de este tipo en las colinas de E1 podría partir en dos a Cisjordania, impidiendo a los palestinos el acceso a Jerusalén y perjudicando aún más sus esperanzas de un Estado contiguo.

SIN RETIRO DE EMBAJADORES POR AHORA   Continuación...

 
Reino Unido y Francia evaluaban el lunes si tomaban medidas contra Israel en respuesta a la decisión del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de expandir la construcción de asentamientos, después del reconocimiento implícito de Naciones Unidas del Estado palestino. En la imagen, un trabajador palestino visto a través de una ventana en un edificio en construcción en un asentamiento en Maale Adumim, Cisjordania, cerca de Jerusalén, el 2 de diciembre de 2012. REUTERS/Baz Ratner