Peña asume la presidencia de México y promete mitigar la violencia

domingo 2 de diciembre de 2012 10:48 CET
 

MEXICO DF (Reuters) - Enrique Peña Nieto juró el sábado como nuevo presidente de México, prometiendo que buscará poner fin a varios años de brutal violencia ligada con el narcotráfico y fortalecer una alicaída economía para que el país avance hacia el desarrollo y se convierta en una potencia regional.

El mandato de seis años del ex gobernador marca el regreso al poder que perdió en 2000 el otrora hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), después de gobernar el país durante la mayor parte del siglo pasado.

Entre sus principales retos se incluye mitigar la violencia de los cárteles de las drogas que durante el Gobierno del presidente saliente Felipe Calderón, quien emprendió una ofensiva frontal con el despliegue de militares y policías, dejó unas 60.000 personas muertas.

En su primer mensaje como gobernante, dijo que los crímenes no se combaten sólo con la fuerza y anunció un programa nacional de prevención del delito, que incluye rescatar espacios públicos, prevenir adicciones y activar programas productivos.

"El Estado ha cedido importantes espacios, la inseguridad y la violencia han robado la paz y libertad de diversas comunidades del territorio nacional", dijo Peña, de 46 años. "El primer eje de mi Gobierno es lograr un México en paz".

En un encuentro posterior con las Fuerzas Armadas, Peña las instruyó a garantizar la seguridad interior del país, donde en los pasados seis años con alguna frecuencia se descubrieron cuerpos desmembrados, en algunas regiones hubo tiroteos a plena luz del día y crecieron las extorsiones sobre todo a comerciantes.

REFORMAS VITALES

El nuevo mandatario pidió apoyo para dos reformas que aún prepara, una fiscal y otra energética, que ve vitales para sostener sus programas sociales y garantizar un crecimiento económico robusto de la segunda economía de Latinoamérica.

"México ahora está listo para despuntar en el mundo del Siglo XXI. Así, lo reconocen ya, observadores políticos y económicos, nacionales y extranjeros. Todos coinciden en que tenemos una oportunidad histórica para proyectar a México, hasta convertirlo en una potencia, como lo merece ser", dijo.   Continuación...

 
Enrique Peña Nieto juró el sábado como nuevo presidente de México, prometiendo que buscará poner fin a varios años de brutal violencia ligada con el narcotráfico y fortalecer una alicaída economía para que el país avance hacia el desarrollo y se convierta en una potencia regional. En la imagen, Peña Nieto tras jurar el cargo en México DF, el 1 de diciembre de 2012. REUTERS/Henry Romero