El margen de la derrota en la ONU decepciona a Israel

viernes 30 de noviembre de 2012 18:15 CET
 

JERUSALÉN (Reuters) - El margen de la derrota de Israel en la votación de la Asamblea General de la ONU que concedió un reconocimiento implícito a Palestina como estado ha decepcionado a los políticos israelíes, cuyos intentos de quitar importancia a lo sucedido la víspera no podían ocultar su trascendencia.

La votación del jueves en la Asamblea General que actualizó el estatus palestino en el organismo mundial, convirtiéndolo en un "estado no miembro", obtuvo 138 votos a favor, nueve en contra y 41 abstenciones.

Sobre el terreno nada ha cambiado. Los controles del Ejército israelí siguen en toda Cisjordania, los colonos judíos siguen con sus vidas diarias y el Gobierno israelí advierte de que la paz duradera está más lejos que nunca.

De hecho, un responsable israelí dijo el viernes que el Gobierno planea construir decenas de miles de nuevas viviendas para sus colonos en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén este, desafiando la votación internacional de manera implícita.

Pero el que solo tres países importantes apoyaran a Israel - Estados Unidos, Canadá y República Checa - puso de manifiesto su aislamiento internacional en lo que se refiere a la paz con los palestinos.

"Incluso antiguos amigos como Alemania se negaron a estar con nosotros. Hubo factores externos, pero es difícil no ver esto como un fracaso total de nuestra diplomacia, que obviamente tendrá consecuencias", dijo un alto cargo, que no quiso ser identificado.

El portavoz gubernamental Mark Regev dijo que aunque Israel está "decepcionado" por la votación, no le sorprendió.

"La Asamblea General puede recordar al teatro de lo absurdo, que una vez al año aprueba automáticamente ridículas resoluciones antiisraelíes. A veces tienen el apoyo de Europa, a veces no", agregó.

A pesar de ello, analistas dijeron que la votación dejó clara la brecha entre Europa y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, por su tratamiento hacia la administración palestina del presidente Mahmud Abas, que tiene el apoyo de Occidente, y el alcance de la oposición europea a la expansión de los asentamientos judíos.   Continuación...

 
El margen de la derrota de Israel en la votación de la Asamblea General de la ONU que concedió un reconocimiento implícito a Palestina como estado ha decepcionado a los políticos israelíes, cuyos intentos de quitar importancia a lo sucedido la víspera no podían ocultar su trascendencia. Imagen de los palestinos congregados en Ramala el 29 de noviembre durante el discurso del presidente palestino Mahmud Abas ante la Asamblea General de la ONU poco antes de la votación. REUTERS/Mohamad Torokman