Berlusconi lleva a su partido hacia la destrucción

viernes 30 de noviembre de 2012 14:53 CET
 

ROMA (Reuters) - Cinco años después de lograr una de las mayores victorias electorales en la Italia de posguerra, Silvio Berlusconi está arrastrando a su propio partido hacia la destrucción con una mezcla de indecisión y rechazo a retirarse con elegancia.

El hombre que dominó de forma triunfal la política italiana durante 17 años, antes de una humillante salida del poder el año pasado, está en declive, perseguido por problemas que van desde su imperio empresarial a una vida personal plagada de escándalos.

Cualquiera que haya leído los titulares en torno al llamativo multimillonario de 76 años podría tener motivos para sentirse mareado.

Sus drásticos cambios de postura, a veces en un mismo día, han torpedeado los intentos de su protegido Angelino Alfano por reavivar el Partido de la Libertad (PDL), y frustrado a sus seguidores mientras luchan por reducir la escala de una derrota casi segura en las elecciones de la próxima primavera.

"Quiere ir hacia atrás, luego hacia delante, luego atrás de nuevo", dijo exasperado Franco Frattini, miembro moderado del PDL y que fue ministro de Exteriores en un gobierno de Berlusconi. "Esta indecisión es un problema para el partido".

"Probablemente harías mejor hablando con un psicólogo que con un politólogo", señaló a su vez el profesor James Walston, de la Universidad Americana de Roma. "Esto trata de lo que haces con un hombre rico que se niega a marcharse. Es un problema personal. Esto es como Dallas sin las armas", dijo a Reuters.

El partido de Berlusconi parece cerca de dividirse en dos o tres grupos, desde un centro proeuropeo a una ultraderecha más extrema, socavando cualquier oportunidad de la centroderecha por recuperar la credibilidad después de ver caer su apoyo a menos de la mitad del 37 por ciento que lograron en 2008 en una importante victoria electoral.

Berlusconi se ha mostrado indeciso en reiteradas ocasiones sobre si se mantendrá como líder en las elecciones, si el PDL debería celebrar primarias para elegir un candidato y sobre si quiere dejar el partido que creó en 2007 e iniciar otro nuevo.

También ha pasado de proponer que Monti lidere una nueva Administración a amenazar con derribar su Gobierno tecnócrata.   Continuación...

 
Cinco años después de lograr una de las mayores victorias electorales en la Italia de posguerra, Silvio Berlusconi está arrastrando a su propio partido hacia la destrucción con una mezcla de indecisión y rechazo a retirarse con elegancia. En esta imagen de archivo, el ex primer ministro, Sivio Berlusconi, en una rueda de prensa en Villa Gernetto, cerca de Milán, el 27 de octubre de 2012. REUTERS/Alessandro Garofalo