El Vaticano pide garantías para Jerusalén tras la decisión de la ONU

viernes 30 de noviembre de 2012 11:44 CET
 

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El Vaticano elogió el reconocimiento implícito de la ONU de un Estado palestino el jueves y pidió un estatus especial para Jerusalén que garantice su internacionalidad, algo que seguro irritará a Israel.

La Asamblea General de Naciones Unidas de 193 naciones aprobó por abrumadora mayoría una resolución para modificar el estatus de observador de la Autoridad Palestina en la ONU de "entidad" a "estado no miembro", el mismo estatus que el Vaticano.

"La Santa Sede saluda la decisión de la Asamblea General de por la que Palestina se convierte en un Estado observador no miembro de las Naciones Unidas", dijo un comunicado.

Pero la nota también dijo que era una "ocasión propicia" para recordar una "posición común" sobre Jerusalén expresada por el Vaticano y la Organización para la Liberación de Palestina cuando los dos lados firmaron un acuerdo básico sobre sus relaciones bilaterales en 2000.

El comunicado del jueves pedía un "estatus especial garantizando la internacionalidad" para Jerusalén, con el que "salvaguardar la libertad religiosa y de conciencia, la identidad y el carácter sagrado de Jerusalén como Ciudad Santa, (y) respecto, y libertad, para acceder a sus lugares santos".

La posición del Vaticano sobre Jerusalén - cuyo estatus lleva años en el aire - va seguramente a irritar a Israel, que dice que no hay necesidad de un estatus internacional para la ciudad porque esas garantías ya existen.

Israel declaró Jerusalén su capital "unida y eterna" en 1980 después de anexionarse Jerusalén Este en la guerra de los Seis Días en 1967. Las potencias mundiales no han reconocido la anexión.

Los palestinos quieren que Jerusalén Este sea la capital de un eventual estado.

Israel siempre se ha resistido al concepto de cualquier forma de mandato internacional sobre Jerusalén.   Continuación...

 
El Vaticano elogió el reconocimiento implícito de la ONU de un Estado palestino el jueves y pidió un estatus especial para Jerusalén que garantice su internacionalidad, algo que seguro irritará a Israel. En la imagen, palestinos toman parte en una manifestación durante la transmisión del discurso del presidente palestino Mahmud Abas ante la ONU, en la ciudad cisjordana de Ramala, el 29 de noviembre de 2012. REUTERS/Mohamad Torokman