28 de noviembre de 2012 / 19:10 / hace 5 años

La Comisión desvela su visión de integración para la eurozona

BRUSELAS (Reuters) - La Comisión Europea presentó el miércoles sus planes para una reforma fundamental en la estructura de la eurozona, que incluye la posibilidad de un presupuesto común para la zona de moneda única y emitir deuda conjunta en los años por venir.

La Comisión Europea presentó el miércoles sus planes para una reforma fundamental en la estructura de la eurozona, que incluye la posibilidad de un presupuesto común para la zona de moneda única y emitir deuda conjunta en los años por venir. Imagen del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en una rueda de prensa en la sede de la Comisión en Bruselas el 28 de noviembre. REUTERS/François Lenoir

En un documento de cinco páginas descrito como “proyecto” para crear una unión monetaria y económica “profunda y genuina”, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, admitió que la eurozona necesita poder integrarse más y más deprisa que el resto del grupo de 27 naciones.

A ese respecto, rompió el tabú sobre una “Europa a dos velocidades”, diciendo que si no se permite que eso ocurra no será posible crear una eurozona más fuerte y estable. También dijo que hace falta una supervisión más estrecha de las economías.

“En una unión monetaria y económica genuina y profunda, todas las grandes decisiones de política fiscal y económica de los estados miembros estarían sujetas a una supervisión, aprobación y coordinación más profunda a nivel europeo”, señaló a la prensa Barroso, añadiendo:

“La zona euro debe poder integrarse más rápida y profundamente que la UE en su conjunto”.

Barroso clasificó sus propuestas en tres marcos temporales: las que pueden abordarse en los próximos seis a 18 meses, las que llevarán de 18 meses a cinco años y las que sólo se lograrán a partir de 2018, en la etapa final de la unión monetaria.

Muchas de las ideas a corto plazo llevan varios meses sobre la mesa o ya se están aplicando tras ser presentadas en octubre por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y respaldadas por los líderes de la UE.

El informe de Van Rompuy, titulado “Hacia una unión monetaria y económica genuina”, que contenía contribuciones de Barroso y del presidente del Eurogrupo de ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, establecía un plan para crear una unión bancaria y fiscal para la eurozona.

También planteaba la necesidad de establecer una “unión económica” con una integración más estrecha del mercado único y una “unión política” con un sistema más democrático, si la UE quiere formar un bloque económico y monetario más estable y perdurable.

EUROBONOS OTRA VEZ

El “proyecto” de Barroso no se aleja mucho del esquema de Van Rompuy, pero ha hecho algunas enmiendas y añadidos, como la idea de un “instrumento de convergencia y competitividad” dentro del presupuesto europeo que se empleará para ayudar a los países a aplicar reformas estructurales.

Pero es en su visión a largo plazo en la que Barroso hizo propuestas más drásticas, recuperando ideas planteadas en el cénit de la crisis de deuda de 2011 y principios de 2012 pero que encontraron una fuerte oposición de Alemania, lo que básicamente las suprimió.

Entre esas ideas está la emisión de bonos conjuntos de los países de la eurozona, un proceso que en la práctica implicaría que los 17 países miembros suscribirían sus obligaciones entre sí.

“Un marco de gobernanza fiscal y económica profundamente integrado podría permitir la emisión común de deuda pública, lo que reforzaría el funcionamiento de los mercados y la conducta de política monetaria”, dijo Barroso.

“Ésta sería la etapa final en la Unión Monetaria y Económica”.

En una rueda de prensa se preguntó a Barroso por qué presentaba sus propias ideas para reforzar la unión económica y monetaria cuando se supone que ya está trabajando con Van Rompuy y otros en propuestas casi idénticas.

Barroso rechazó la idea de que esté lanzando un proyecto competidor, diciendo que según los tratados de la UE es la Comisión Europea la que tiene el poder de iniciar legislación, y que sólo está cumpliendo esa tarea ya establecida.

Aun así, para los inversores y los que quieren que la UE presente un frente claro y unificado de políticas tras años de confusa toma de decisiones durante la crisis, hay un peligro de que la visión de Barroso parezca competir o ensombrecer a la de Van Rompuy.

Cualquier diferencia de opinión tendrá que resolverse en las próximas dos semanas, ya que la próxima actualización de Van Rompuy sobre el progreso hacia una unión fiscal y bancaria se presentará a los jefes de Estado y Gobierno de la UE en una cumbre el 13 y 14 de diciembre.

/Por Luke Baker/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below