Al menos 34 muertos al estallar dos coches bomba en Damasco

miércoles 28 de noviembre de 2012 11:42 CET
 

BEIRUT (Reuters) - Al menos 34 personas murieron el miércoles en Siria cuando dos coches bomba explotaron en un distrito de Damasco leal al presidente Bashar el Asad, dijeron activistas y medios de comunicación.

Los coches bomba estallaron poco después de las 6.40 a.m., en el distrito oriental de Jaramana, donde vive gran parte de la minoría drusa siria, además de cristianos que han huido de la violencia en otros puntos.

La televisión estatal, citando a una fuente del Ministerio del Interior, elevó el número de muertos a 34.

La cadena agregó que se habían recogido 10 bolsas con restos de víctimas no identificadas. Además, 83 personas resultaron gravemente heridas, dijo.

La agencia de noticias SANA calificó las explosiones de "bombas terroristas", una etiqueta que reserva para los combatientes, en su mayoría suníes, que llevan meses tratando de derrocar a Asad, miembro de la minoría alauí siria vinculada al chiísmo.

SANA dijo que los coches bomba causaron serios daños además de muertos y heridos. Dos bombas de menor tamaño explotaron en Jaramana casi simultáneamente.

La cadena de televisión Addounia emitió imágenes de bomberos apagando las llamas de los restos ennegrecidos de dos vehículos. Los escombros de edificios próximos también dañaron varios coches más.

El canal de televisión citó a un periodista en el lugar diciendo que al menos 20 personas murieron. El Observatorio sirio para los derechos humanos, que ha supervisado los 20 meses de revuelta en Siria, dijo que 29 personas murieron y decenas más resultaron heridas.

 
Al menos 34 personas murieron el miércoles en Siria cuando dos coches bomba explotaron en un distrito de Damasco leal al presidente Bashar el Asad, dijeron activistas y medios de comunicación. En la imagen, un grupo de personas reunido en el lugar de la explosión en el distrito Jaramana de Damaso, en una fotografía difundida por la agencia nacional SANA el 28 de noviembre de 2012. REUTERS/Sana