Los egipcios desafían a Mursi con protestas en todo el país

martes 27 de noviembre de 2012 23:05 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - Decenas de miles de egipcios protestaron el martes contra el presidente Mohamed Mursi en una de las mayores manifestaciones desde la caída de Hosni Mubarak, acusando al líder islamista de buscar imponer una nueva autocracia.

La policía lanzó gases lacrimógenos contra jóvenes que tiraban piedras en calles próximas a la Plaza Tahrir en El Cairo, el centro de la revuelta que derrocó a Mubarak el año pasado.

Se desataron enfrentamientos entre opositores y partidarios de Mursi en una ciudad al norte de la capital egipcia.

Pero la violencia no pudo opacar la demostración de fuerza de los normalmente divididos opositores de los islamistas en el poder, lo que supuso el mayor desafío para Mursi en sus cinco meses en el Gobierno.

"El pueblo quiere derrocar al régimen", gritaron los manifestantes, repitiendo frases usadas en el levantamiento de 2011.

También se produjeron protestas en Alejandría, Suez, Minya y ciudades del Delta del Nilo.

La protesta convocada por grupos de izquierda, liberales y socialistas marca una escalada en la peor crisis desde la elección, el pasado junio, del brazo político de los Hermanos Musulmanes y expone las divisiones entre los islamistas y sus rivales.

Un manifestante de 52 años murió tras inhalar el gas, la segunda víctima mortal desde que Mursi anunció la semana pasada el decreto que amplía sus poderes e impide cuestionar legalmente sus decisiones.

El Gobierno de Mursi ha defendido el decreto como un esfuerzo para acelerar reformas y completar la transición democrática.   Continuación...

 
Decenas de miles de egipcios protestaron el martes contra el presidente Mohamed Mursi en una de las mayores manifestaciones desde la caída de Hosni Mubarak, acusando al líder islamista de buscar imponer una nueva autocracia. En la imagen, manifestantes contrarios al presidente de Egipto Mursi se concentran en torno a una bandera gigante del país mientras corean consignas contra el Ejecutivo islamista en la plaza Tahrir, en El Cairo, el 27 de noviembre de 2012. REUTERS/Asmaa Waguih