El presidente egipcio busca un acuerdo con los jueces

lunes 26 de noviembre de 2012 20:46 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - El presidente egipcio, Mohamed Mursi, negoció el lunes con los altos cargos judiciales para tratar de superar la crisis originada en torno al decreto con el que busca ampliar su poder y que ha desatado violentas protestas que recuerdan la revolución que el año pasado lo llevó al Gobierno.

El ministro de Justicia dijo que creía que Mursi llegaría a un acuerdo con la máxima autoridad judicial de Egipto - el Consejo Judicial Supremo - sobre la propuesta del organismo de limitar el alcance de los nuevos poderes.

El portavoz de Mursi dijo que el presidente era "muy optimista de que los egipcios superarían la crisis".

Sin embargo los manifestantes, algunos de los cuales acampaban en la Plaza Tahrir de El Cairo, han dicho que sólo con la derogación del decreto de Mursi quedarán satisfechos, una señal de fuerte división entre los islamistas en el poder y sus oponentes, que está desestabilizando Egipto menos de dos años después del derrocamiento de Hosni Mubarak.

"No sirve de nada enmendar el decreto", dijo Tarek Ahmed, de 26 años, un manifestante que pasó la noche en la plaza, donde las carpas cubren la rotonda central. "Debe ser abolido".

Una persona murió y otras 370 resultaron heridas en los enfrentamientos entre la policía y manifestantes desde el jueves, cuando Mursi emitió el decreto que impide que sus decisiones sean sometidas a revisión judicial.

La decisión se produjo después de que se viera alentado por los elogios internacionales por la intermediación en la tregua tras ocho días de violencia entre Hamas e Israel.

La Bolsa de Egipto cayó más de un 7 por ciento por las preocupaciones sobre la situación política y las posibles revueltas sociales.

Los oponentes políticos de Mursi lo han acusado de comportarse como un nuevo dictador y Occidente ha manifestado su temor, preocupado por una mayor turbulencia en un país que tiene un tratado de paz con Israel y que se encuentra en el corazón de la llamada Primavera Árabe.   Continuación...

 
El presidente egipcio, Mohamed Mursi, negoció el lunes con los altos cargos judiciales para tratar de superar la crisis originada en torno al decreto con el que busca ampliar su poder y que ha desatado violentas protestas que recuerdan la revolución que el año pasado lo llevó al Gobierno. En la imagen del 25 de noviembre, un participante en una manifestación de protesta trata de alejar un bote de gases lacrimógenos en El Cairo. REUTERS/Mohamed Abd El Ghany