Una empresa vasca, implicada en una trama de contrabando nuclear a Irán

lunes 26 de noviembre de 2012 21:01 CET
 

BILBAO (Reuters) - Una empresa vasca de maquinaria envió a Irán equipos utilizados en las plantas de generación de energía que violan el embargo del Consejo de Seguridad de la ONU, informó el lunes la Agencia Tributaria.

La empresa ubicada en la localidad vizcaína de Durango, envió a la república iraní siete maquinas que estaban destinadas a la fabricación de componentes para turbinas que se usan en las centrales energéticas mediante una sociedad tapadora radicada en Turquía, según el comunicado de la agencia.

Aunque aún no se han producido ni detenciones ni imputaciones por parte del juez, según informó a Reuters la Agencia Tributaria, los responsables de la empresa podrán ser acusados de contrabando - al contravenir además la normativa de exportación española -, y se enfrentan a penas de prisión y a una multa de hasta seis millones de euros.

El Consejo de Seguridad ha impuesto un embargo a Irán con motivo de su programa nuclear, del que Occidente sospecha está dirigido a la fabricación de una bomba atómica. La república islámica, por su parte, sostiene que solo pretende generar energía para usos civiles.

La operación de la Agencia Tributaria, denominada "Kakum", se inició en los primeros meses de este año al detectarse actividades sospechosas en la empresa de Durango, a la que unos años antes se le había denegado la licencia de exportación a Irán de siete máquinas para la fabricación de hélices de turbinas.

A partir de entonces y, según las investigaciones de la Agencia Tributaria, la empresa vasca diseñó una estrategia para eludir los controles aduaneros en connivencia con una empresa iraní que creó una sociedad intermediaria en Estambul. Así, una vez que la mercancía llegaba a la ciudad turca - destino final para la Aduana española -, era enviada inmediatamente a Teherán.

El pasado día 13, y por orden judicial, funcionarios de la Agencia Tributaria registraron las instalaciones de la empresa y se incautaron de documentación que está siendo estudiada por los expertos.

La empresa, que facturó a Irán por la maquinaria vendida casi un millón de euros, se llama ONA Electroerosión, según fuentes cercanas a la operación, y se encuentras entre las primeras marcas de la UE en venta de maquinaria de electroerosión de grandes dimensiones.

En una llamada realizada por Reuters eludió dar su versión de los hechos.

 
Una empresa vasca de maquinaria envió a Irán equipos utilizados en las plantas de generación de energía que violan el embargo del Consejo de Seguridad de la ONU, informó el lunes la Agencia Tributaria. Imagen de la sede de Ona Electroerosión en la localdad vizcaína de Durango. REUTERS/Vincent West