Más de 40.000 muertos desde comienzo de conflicto en Siria

viernes 23 de noviembre de 2012 14:32 CET
 

BEIRUT (Reuters) - Más de 40.000 personas perdieron la vida en los 20 meses de conflicto entre las fuerzas del presidente sirio, Bashar el Asad, y los rebeldes que buscan deponerlo, dijo el viernes un grupo de observadores de la violencia.

Rami Abdelrahman, jefe del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, dijo que alrededor de la mitad de las víctimas eran civiles y que la otra mitad se dividía en forma aproximadamente igual entre rebeldes y soldados del Gobierno.

"Las cifras probablemente sean mucho más altas ya que los rebeldes y el Gobierno mienten sobre la cantidad de muertos en sus fuerzas para dejar una imagen de que están ganando", dijo Abdelrahman a Reuters.

El Observatorio, con sede en Gran Bretaña y que apoya a la oposición, ha estado registrando los nombres de los muertos desde que las fuerzas de seguridad del Gobierno comenzaron a disparar contra manifestantes prodemocráticos en marzo del 2011.

Desde entonces, las protestas derivaron en una guerra civil cuando desertores del Ejercito y sirios comunes tomaron las armas para intentar deponer a Asad.

Abdelrahman dijo que sólo registra personas muerta cuyo fallecimiento haya sido confirmado por amigos o parientes.

"Hay 10.000 a 15.000 personas que fueron arrestadas hace meses por lo que no podemos usar esa cifra porque no sabemos si están muertos o vivos", dijo el observador.

Reuters no puede confirmar las cifras en forma independiente debido a restricciones severas a los medios impuestas por las autoridades sirias.

 
Más de 40.000 personas perdieron la vida en los 20 meses de conflicto entre las fuerzas del presidente sirio, Bashar el Asad, y los rebeldes que buscan deponerlo, dijo el viernes un grupo de observadores de la violencia. En la imagen, combatientes del Ejército Libre Sirio posan en un tanque después de decir que habían derrotado y expulsado a tropas gubernamentales en la ciudad de Ras al-Ain, cerca de la provincia de Hasaka, a 600 km de Damasco, el 22 de noviembre de 2012. REUTERS/Samer Abdullah/Shaam News Network/