La tregua entre Israel y Hamás se afianza, pero desconfianza es profunda

jueves 22 de noviembre de 2012 17:45 CET
 

GAZA/JERUSALÉN (Reuters) - La tregua entre Israel y el movimiento islamista Hamás se mantenía el jueves y los gazatíes lo celebraban como una victoria palestina, pese a que ambos bandos dicen estar preparados para apretar el gatillo en cualquier momento.

La tranquilidad reinaba a ambos lados de la frontera y los palestinos que soportaron las incursiones aéreas israelíes durante ocho días salieron a las calles para una marcha de celebración, pasando ante viviendas y edificios del Gobierno destruidos.

Pero como medida de precaución, las escuelas se mantuvieron cerradas en el sur de Israel, donde los nervios volvieron a aflorar entre los habitantes de la zona cuando sonaron las sirenas de alerta, pero el Ejército se apresuró a decir que se trató de una falsa alarma.

Israel realizó ataques aéreos la semana pasada con el objetivo declarado de poner fin a los lanzamientos de cohetes a su territorio por parte de milicianos en Gaza, enclave gobernado por el grupo radical Hamás que rechaza la existencia de Israel.

Hamás respondió disparando más proyectiles.

El acuerdo de alto el fuego, negociado por el nuevo gobierno islamista de Egipto con la colaboración de Estados Unidos, impide que se produzca -al menos por el momento- una invasión israelí al enclave palestino.

Responsables médicos dijeron que 162 habitantes de Gaza -más de la mitad civiles, entre ellos 37 niños y 11 mujeres- murieron tras los ocho días de conflicto. Cerca de 1.400 cohetes fueron disparados hacia Israel, matando a cuatro civiles y un militar, dijo el ejército israelí.

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, dijo que el país dejó caer 1.000 veces más explosivos sobre la Franja de Gaza de los que cayeron sobre el Estado judío.

Trabajadores municipales en Gaza comenzaron a limpiar las calles y retirar los escombros que dejaron los edificios bombardeados por los ataques aéreos. Los locales comerciales abrieron y la gente acudió a los mercados para comprar comida.   Continuación...

 
La tregua entre Israel y el movimiento islamista Hamás se mantenía el jueves y los gazatíes lo celebraban como una victoria palestina, pese a que ambos bandos dicen estar preparados para apretar el gatillo en cualquier momento. En la imagen, un palestino celebra lo que los palestinso consideran una victoria sobre Israel tras ocho días de conflicto, durante una manifestación en Ciudad de Gaza, el 22 de noviembre de 2012. REUTERS/Suhaib Salem