España concederá la nacionalidad a sefardíes de todo el mundo

jueves 22 de noviembre de 2012 16:23 CET
 

MADRID (Reuters) - Los sefardíes descendientes de los judíos que fueron expulsados de España en 1492 podrán optar a la nacionalidad española en virtud de una iniciativa del Gobierno que podría afectar a hasta tres millones de personas en todo el mundo.

La medida, que será aprobada por real decreto, reconocerá a todo aquel que demuestre a través de un certificado de la federación de comunidades judías de España su condición de sefardí por apellidos, idioma, parentesco o especial vinculación con la cultura de Sefarad (España, en hebreo).

"Consiste en garantizar que aquellos que siguieron llevando a España en el corazón y en sus costumbres, a partir de ahora van a ser tenidos de pleno derecho por lo que siempre fueron por nombre, es decir, por españoles", dijo el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en rueda de prensa en Madrid.

Tras la toma de Granada de manos de los musulmanes en 1492, los Reyes Católicos ordenaron la conversión al catolicismo o la expulsión de España de mahometanos y judíos, muchos de los cuales siguieron manteniendo las costumbres y el idioma de su país de origen.

España venía concediendo la nacionalidad a los sefardíes que lo solicitaran de forma individual, pero la generalización anunciada ahora permitiría obtener la carta de naturaleza a unos tres millones de personas, residentes principalmente en Israel, Francia, Estados Unidos, Turquía, México, Argentina o Chile.

"Ya desde los días de la monarquía de Alfonso XIII y más recientemente desde la década de los 80 se vienen realizando gestos importantes para recuperar la tradición con esos otros españoles que así se llaman, puesto que Sefarad quiere decir español en hebreo, que han seguido siendo españoles, viviendo en gran medida como españoles, sintiéndose como españoles pero fuera de la tierra de origen, y sin la nacionalidad que en tiempos se tuvo", dijo a RNE el director de Casa Sefarad en Madrid, Florentino Portero.

 
Los sefardíes descendientes de los judíos que fueron expulsados de España en 1492 podrán optar a la nacionalidad española en virtud de una iniciativa del Gobierno que podría afectar a hasta tres millones de personas en todo el mundo. En la imagen, un hombre reza en la sinagoga Bet Yaacov de Madrid el 21 de febrero de 2011. REUTERS/Susana Vera