El acuerdo de presupuesto de la UE depende de profundos recortes

miércoles 21 de noviembre de 2012 17:55 CET
 

BRUSELAS (Reuters) - Los líderes de la Unión Europea tendrán que lograr un consenso sobre el primer recorte a largo plazo en los planes de gasto del bloque antes de aprobar un acuerdo sobre el presupuesto en una cumbre que empezará el jueves, donde es posible que el impulso a la austeridad eclipse el resto de las preocupaciones.

La canciller alemana, Angela Merkel, desestimó las posibilidades de lograr un acuerdo esta semana, incluso pese a que altos funcionarios de la UE han advertido que un retraso podría desatar una nueva crisis y descarrilar los esfuerzos por apuntalar a la zona euro.

Funcionarios que están preparando la reunión, que podría extenderse hasta el fin de semana a la espera de resultados concretos, dijeron que la única forma viable era aplicar recortes sustanciales al gasto para el periodo 2014-2020 en comparación con el marco presupuestario actual de siete años.

Pero aunque algunos contribuyentes netos del presupuesto de la UE, como Reino Unido y Alemania, apoyan con firmeza la necesidad de realizar recortes, otros países como Francia y Polonia están resueltos a resistirse a los sacrificios que afecten directamente a sus intereses.

"Creemos que es necesario un recorte en términos reales al límite general", dijo un funcionario de la UE cercano a las negociaciones, en declaraciones bajo condición de anonimato.

"Las consecuencias de que no haya un acuerdo serán graves y no vemos cómo es que otro esquema podría llevar a una propuesta que cambie el panorama", aseveró.

El presidente de Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ya ha propuesto recortar el planeado presupuesto de la Comisión Europea de 1,091 billones de euros (1,4 billones de dólares) en cerca de 80.000 millones de euros.

Funcionarios de la Unión Europea indican que eso representa una reducción real de cerca de 20.000 millones de euros en comparación al actual límite de gasto de 1,034 billones de euros para el periodo 2007-2013, lo cual puede ser usado por el primer ministro británico, David Cameron, para decir que tuvo una importante influencia sobre la cumbre.

Pero Reino Unido, junto con Alemania, Suecia y Holanda, están presionado por aplicar disminuciones aún más profundas de al menos 100.000 millones de euros en el presupuesto de la Comisión.

Todos los 27 miembros del bloque cuentan con autoridad de veto pero Cameron, que está bajo presión de políticos euro escépticos al interior de su Partido Conservador, ha sido el más enérgico en sus amenazas de utilizarlo.

 
Los líderes de la Unión Europea tendrán que lograr un consenso sobre el primer recorte a largo plazo en los planes de gasto del bloque antes de aprobar un acuerdo sobre el presupuesto en una cumbre que empezará el jueves, donde es posible que el impulso a la austeridad eclipse el resto de las preocupaciones. En la imagen, empleados de instituciones de la Unión Europea durante una protesta ante la sede de la Comisión Europea el 21 de noviembre de 2012. REUTERS/Yves Herman