20 de noviembre de 2012 / 16:28 / hace 5 años

La tregua sigue eludiendo a Gaza

GAZA/JERUSALÉN (Reuters) - La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, se encontraba en Jerusalén para dialogar el martes con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, entre expectativas de un pronto alto el fuego que ponga fin a una semana de enfrentamientos en la Franja de Gaza.

Israel y milicianos de la Franja de Gaza acordaron el martes un alto el fuego mediado por Egipto que entrará en efecto a la medianoche local, según el miembro de Hamás Ayman Taha, en declaraciones a Reuters desde El Cairo. En la imagen, soldados israelíes sobre una unidad de artillería móvil posicionada a las afueras de Gaza, el 20 de noviembre de 2012. REUTERS/Darren Whiteside

Sin embargo, Hamás, el movimiento islamista que gobierna Gaza, modificó un comunicado que afirmaba que una tregua comenzaría a medianoche diciendo que aún esperaba una respuesta israelí a las propuestas, pero que no se haría un anuncio hasta el miércoles.

Un miembro del gobierno egipcio, cuyo nuevo presidente ha sido el mediador desde El Cairo, también dijo que podría comenzar un alto el fuego el martes. Pero funcionarios israelíes mantuvieron su postura de que aún lo estaban negociando.

Mientras, Israel siguió presionando con sus ataques en Gaza en el séptimo día de su ofensiva, y los cohetes palestinos aún cruzaban la frontera mientras Clinton se dirigía a la región tras acudir a una cumbre asiática.

Un funcionario de Hamás dijo que la tregua comenzaría a las 21.00 hora local. Pero tras esa hora, un destacado miembro del movimiento, Ezzat al-Rishq, comentó a Reuters en El Cairo: “La tregua ahora está suspendida debido a que estamos esperando la respuesta israelí”.

Mientras, Israel siguió presionando con sus ataques en Gaza en el séptimo día de su ofensiva, y los cohetes palestinos aún cruzaban la frontera.

Israel emprendió la campaña de ataques aéreos la semana pasada con el objetivo declarado de detener los cohetes sobre sus localidades lanzados desde el enclave palestino, gobernado por el grupo miliciano Hamás, que no reconoce el derecho de Israel a existir.

Fuentes médicas en Gaza dijeron que 134 personas han muerto en ataques israelíes. La mayoría eran civiles, incluyendo 34 niños. Cinco israelíes han muerto hasta ahora, incluyendo tres civiles fallecidos la semana pasada.

El Ejército israelí atacó unos 100 puntos en Gaza el martes, como arsenales y la sede del Banco Islámico Nacional. La policía israelí señaló que más de 150 cohetes habían sido disparados desde Gaza a media tarde.

“Ningún país toleraría ataques de cohetes contra sus ciudades y sus civiles, Israel no puede tolerar estos ataques”, dijo Netanyahu en una rueda de prensa con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que llegó a Jerusalén tras celebrar reuniones en Egipto.

HAMÁS VUELVE A ATACAR JERUSALÉN

Israel redobló el bombardeo de Gaza al caer la noche. Misiles y artillería abrieron fuego desde embarcaciones militares, y se registraba un ataque aéreo cada diez minutos.

En un ataque reivindicado por el brazo armado de Hamás, un cohete de largo alcance salió en dirección a Jerusalén el martes, por segunda vez desde que Israel emprendió su ofensiva.

El cohete, que cayó sin causar víctimas en la ocupada Cisjordania, hizo sonar las sirenas antiaéreas en Jerusalén cuando llegaba Ban para mantener conversaciones sobre la tregua. Otro cohete dañó un edificio de apartamentos en Rishon Lezion, cerca de Tel Aviv.

Los cohetes palestinos han alcanzado ambas ciudades en los últimos días por primera vez en décadas, lo que Israel considera un signo de que los milicianos gazatíes suponen una creciente amenaza.

Hamás ejecutó el martes en Gaza a seis supuestos colaboradores del bando rival, que según una fuente de seguridad citada por la radio Aqsa de Hamás fueron “atrapados con las manos en la masa” con “equipo de grabación para tomar imágenes de posiciones”. La radio dijo que habían muerto por disparos.

El cuerpo de uno de los hombres fue arrastrado por las calles en una moto conducida por milicianos.

Tanques, artillería e infantería se reunían en la arenosa frontera entre Israel y la Franja de Gaza esperando órdenes. Unos 45.000 reservistas han sido convocados desde el inicio de la ofensiva.

Una delegación de nueve ministros árabes, encabezados por el ministro egipcio de Exteriores, visitó Gaza, en una nueva señal de la creciente solidaridad árabe con los palestinos.

Egipto, vecino de Gaza y la mayor nación árabe, ha sido clave en los esfuerzos para poner fin a los combates más intensos entre Israel y los activistas palestinos desde la invasión israelí del enclave en el invierno de 2008-9.

Mohamed Mursi, elegido este año como presidente de Egipto, es un veterano de los Hermanos Musulmanes, mentores espirituales de Hamás, pero dice estar comprometido con el acuerdo de paz con Israel de 1979, que Occidente considera la base de la paz en la región.

Mursi ha advertido a Netanyahu de las graves consecuencias que tendría una invasión por tierra del tipo que mató a más de 1.400 personas en Gaza hace cuatro años. Pero ha sido cauto de no molestar a Israel o a Washington, importante donante de ayuda a Egipto.

/Por Nidal al-Mughrabi y Jeffrey Heller/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below