Iberia dice que ha de reducir costes laborales en 450 millones

martes 20 de noviembre de 2012 16:57 CET
 

MADRID (Reuters) - Iberia, que ha propuesto un plan de reestructuración que contempla un recorte de 4.500 empleos, necesita reducir en 450 millones de euros sus costes laborales para volver a ser competitiva, dijo el martes su consejero delegado.

"Nuestros costes laborales suman unos 1.300 millones de euros y tienen que bajar en unos 450 millones", dijo Rafael Sánchez Lozano en un encuentro con periodistas.

El grupo presentó este mes un amplio plan para reducir costes y plantilla para recuperar la rentabilidad y la competitividad frente a sus rivales en la mayoría de sus rutas.

En la actualidad la compañía solo opera 10 rutas rentables -de un total de más de 60-, ocho en largo radio y 2 en corto radio.

El objetivo de la compañía es obtener, tras la aplicación del plan, un beneficio operativo de 300 millones de euros en 2015, mientras que para el conjunto de 2012 las previsiones apuntan a un resultado negativo de alrededor de 300 millones.

"Iberia ha perdido 262 millones de euros hasta septiembre y para el resto del año registrará una pérdidas similares a las del mismo periodo del año pasado", dijo el consejero delegado.

La aerolínea española ha propuesto a sus empleados de cabina una reducción de hasta el 40 por ciento en su salario de los próximos tres años, de acuerdo con una presentación del grupo a la que tuvo acceso Reuters el martes.

La compañía dijo que para adaptarse a "la difícil situación de la empresa", propone una reducción del 40 por ciento en los costos salariales de los tripulantes de vuelos de corta y mediana distancia y del 30 por ciento en los de larga distancia entre el 2013 y el 2015.

 
Iberia, que ha propuesto un plan de reestructuración que contempla un recorte de 4.500 empleos, necesita reducir en 450 millones de euros sus costes laborales para volver a ser competitiva, dijo el martes su consejero delegado. En la imagen, un cola de un avión de Iberia en el aeropuerto de Barajas el 9 de noviembre de 2012.REUTERS/Sergio Pérez