La austeridad golpea a los jóvenes europeos, según activistas

lunes 19 de noviembre de 2012 17:15 CET
 

BRUSELAS (Reuters) - Las futuras generaciones de europeos corren el riesgo de quedarse fuera de los sistemas de seguridad social, conforme la crisis de deuda reduce el crecimiento y los países recurren a la austeridad, justo cuando sus ciudadanos más desfavorecidos necesitan más ayuda, según activistas de defensa de la infancia.

Las dificultades que derivan del alto desempleo y la perspectiva de nuevos recortes de gastos en servicios sociales son algunas de las cuestiones que provocaron protestas en el sur de Europa la semana pasada.

Y entre los golpeados por los recortes de presupuestos están los niños pobres.

"Los miembros de Eurochild asisten a recortes significativos en el gasto público en servicios infantiles, que es donde vemos más beneficios a largo plazo", dijo Jana Hainsworth, director general de la red Eurochild que agrupa a organizaciones de defensa del bienestar de los niños.

"Estos recortes que están haciendo autoridades locales y regionales se deben a su necesidad por reducir la deuda", dijo el lunes a Reuters.

Ante un aumento de la demanda de ayuda y la desaceleración económica, los gastos sociales en proporción a la producción suponen ahora al menos un 6 por ciento más que en 2007 de media en los 34 países de la OCDE, según un informe del organismo.

También las necesidades de una población envejecida subirán los costes de pensiones y sanidad en los próximos años, señaló el informe de la OCDE, que incluye a 21 miembros de la UE.

Entre ellos están España, Portugal, Grecia, Francia e Italia, donde los manifestantes se enfrentaron con la policía la semana pasada en protestas de trabajadores contra las medidas de austeridad.

El informe de la OCDE dijo que el ratio entre el gasto público social y el PIB aumentó al 22 por ciento del PIB en 2009, frente al 19 por ciento de 2007, y se ha mantenido en ese nivel desde entonces.   Continuación...

 
Las futuras generaciones de europeos corren el riesgo de quedarse fuera de los sistemas de seguridad social, conforme la crisis de deuda reduce el crecimiento y los países recurren a la austeridad, justo cuando sus ciudadanos más desfavorecidos necesitan más ayuda, según activistas de defensa de la infancia. En la imagen, un niño refugiado de Kosovo, juega con una botella de plástico en el campamento Vrela Ribnicka en Podgorica, Montenegro, el 13 de octubre de 2012. REUTERS/Marko Djurica