Alabanzas y presiones en la histórica visita de Obama a Myanmar

lunes 19 de noviembre de 2012 07:41 CET
 

BANGKOK (Reuters) - Barack Obama se convirtió el lunes en el primer jefe de Estado de Estados Unidos en viajar a Myanmar, donde intenta buscar un equilibrio entre los elogios al gobierno por sus avances en dejar atrás al régimen militar y al mismo tiempo presionar para que se apliquen más reformas.

Obama se reunió con el presidente Thein Sein, un ex miembro de la junta militar que ha impulsado reformas desde que asumió el poder en marzo de 2011, y con la afamada líder opositora Aung San Suu Kyi, que encabezó una lucha contra el régimen y que, al igual que Obama, ha recibido el premio Nobel de la Paz.

Suu Kyi es ahora legisladora.

"He compartido con ellos el hecho de que reconozco que estos son simplemente los primeros pasos de lo que será un largo viaje", dijo Obama a periodistas, con Thein Sein a su lado.

"Pero creemos quee un proceso de reforma democrática y económica aquí en Myanmar que ha sido comenzado por el presidente puede llevar a oportunidades de desarrollo increíbles", agregó.

Thein Sein respondió que ambas partes seguirían adelante "basándose en la mutua confianza, respeto y entendimiento".

"Durante nuestras conversaciones también llegamos a un acuerdo para el desarrollo de la democracia en Myanmar y para la promoción de los derechos humanos y que se alineen con los estándares internacionales", añadió.

El viaje de Obama a Myanmar busca destacar lo que la Casa Blanca ha calificado como uno de sus mayores logros de política exterior: su éxito al presionar a los generales del país a fin de que implementaran cambios, los cuales se llevaron a cabo con una sorprendente rapidez en el último año.

Pero algunos grupos internacionales de derechos humanos no estaban de acuerdo con la visita a Myanmar, al decir que Obama está compensando al gobierno del país por tomar medidas que consideran incompletas.   Continuación...

 
Barack Obama se convirtió el lunes en el primer jefe de Estado de Estados Unidos en viajar a Myanmar, donde intenta buscar un equilibrio entre los elogios al gobierno por sus avances en dejar atrás al régimen militar y al mismo tiempo presionar para que se apliquen más reformas. En la imagen, Obama junto a la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi durante su reunión en Yangón, el 19 de noviembre de 2012. REUTERS/Soe Zeya Tun