17 de noviembre de 2012 / 15:32 / hace 5 años

Los conservadores franceses, magullados, eligen un nuevo líder

Los conservadores franceses elegirán a un nuevo líder el domingo que determinará si el partido derrotado en las elecciones de mayo tras un reinado presidencial de 17 años se aferrará al centro o se escorará a la derecha con el objetivo de recuperar el poder en 2017. En la imagen, Jean-François Cope, candidato a líder de la UMP, en un mitin en París, el 16 de noviembre de 2012. REUTERS/Benoit Tessier

PARÍS (Reuters) - Los conservadores franceses elegirán a un nuevo líder el domingo que determinará si el partido derrotado en las elecciones de mayo tras un reinado presidencial de 17 años se aferrará al centro o se escorará a la derecha con el objetivo de recuperar el poder en 2017.

El ex primer ministro moderado François Fillon, que habitualmente encabeza las encuestas de popularidad política es el favorito para derrotar por un estrecho margen a Jean-François Cope, discípulo del ex presidente Nicolas Sarkozy y su posición radical en varios asuntos como la inmigración.

Puesto que dos tercios de la UMP (Unión para un Movimiento Popular, por sus siglas en francés) quieren que Sarkozy vuelva para las elecciones de 2017, el resultado será ajustado y la victoria de Fillon podría no enterrar totalmente la crisis existencial del partido en la oposición.

El presidente socialista François Hollande tiene una clara mayoría en el parlamento y controla la mayor parte de las regiones de Francia, pero un descenso en sus índices de aprobación está dando cancha a la derecha.

Fillon, de 58 años, apela a los votantes de centro desilusionados con las políticas de izquierdas de Hollande, como subidas de impuestos a las rentas altas.

Cope, una figura más polarizadora, está tratando de atraer a los casi uno de cada cinco franceses que votaron por el ultraderechista Frente Nacional en la primera ronda electoral en mayo, apostando a que el desempleo rampante mantendrá las tensiones altas sobre inmigración.

El abismo entre ellos refleja una división en un partido fundado por el ex presidente Jacques Chirac en 2002 para agrupar a varios grupos de centroderecha y continuar el legado del líder de la posguerra Charles de Gaulle, que trató de rebasar la pelea izquierda-derecha.

La UMP sigue convaleciente tras perder el Senado, la presidencia y el Congreso con meses de diferencia entre sí.

“Aquí hay dos líneas políticas”, dijo Fillon esta semana.

“Una estrecha a la UMP, la otra, la mía, trata de ampliarla, o al menos preservar el proyecto de los fundadores de mantener los mismos valores familiares, que van desde el centro hasta la derecha del partido”, dijo al diario Le Figaro.

Cope, alcalde de una población cercana a París con un discurso igual de impetuoso que Sarkozy y que puede ser más provocador, alegó recientemente que los suburbios parisinos están llenos de racismo “antiblanco”.

Sarkozy, alabado por su gestión de la crisis financiera, ha dicho a sus amigos que buscaría la reelección si los socialistas gestionan mal la política económica. Aún así sus asesores dicen que mantendrá un segundo plano el domingo, cuando votan los 280.000 militantes, y los resultados de prevén a las 9 de la noche.

/Por Catherine Bremer/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below