Rajoy abre la puerta a cambiar la ley hipotecaria

miércoles 14 de noviembre de 2012 21:05 CET
 

MADRID (Reuters) - Los ciudadanos españoles que pierden sus viviendas por no poder pagar sus deudas deberían poder renegociarlas y así evitar quedarse sin casa, dijo el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en una entrevista publicada el miércoles por el diario La Nación.

"Si hay que cambiar la ley hipotecaria, se cambia. Hay que poder renegociar las deudas y que nadie pierda su casa", dijo Rajoy, en la que es la primera declaración del mandatario abriendo la puerta explícitamente a un cambio de la ley hipotecaria.

La legislación española, a diferencia de otras, como la estadounidense, no permite que el prestatario salde su deuda con la entrega de la vivienda.

Esta norma está en el ojo del huracán de la ciudadanía tras el reciente suicidios de dos personas que iban a ser desalojadas, y después de que la banca española -que va a recibir una ayuda internacional de hasta 100.000 millones de euros- haya llevado a cabo ya el desahucio de unas 170.000 familias desde el comienzo de la crisis.

Tras el revuelo provocado por estos hechos, la banca española anunció una moratoria de dos años para los desahucios en casos de especial vulnerabilidad, y los dos grandes partidos españoles intentan consensuar un paquete de medidas para paliar esta problemática.

"Esperamos presentar, junto con la oposición, un paquete de medidas para evitar que esto se vuelva a repetir", dijo Rajoy.

La semana pasada, un informe de una abogada general de la Unión Europea consideró que la legislación española de desahucios contradice la normativa europea de protección de derechos del consumidor.

 
Los ciudadanos españoles que pierden sus viviendas por no poder pagar sus deudas deberían poder renegociarlas y así evitar quedarse sin casa, dijo el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en una entrevista publicada el miércoles por el diario La Nación. En la imagen, Marta Uriarte (D), miembro de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en Vizcaya durante una protesta ante la sede del PP en Madrid el 12 de noviembre de 2012. REUTERS/Juan Medina