El jefe de Economía de China lideraría el ente anticorrupción

miércoles 14 de noviembre de 2012 14:25 CET
 

PEKÍN (Reuters) - Una de las máximas autoridades financieras de China podría encabezar la lucha contra la corrupción en el país, una prioridad en la segunda mayor economía del mundo, tras su nombramiento el miércoles como parte de un comité clave en el transcurso del Congreso del Partido Comunista.

Conocido como el "jefe que apaga incendios", Wang Qishan, de 64 años, es actualmente el viceprimer ministro responsable de asuntos económicos y rinde cuentas al primer ministro Wen Jiabao.

Wang, un experimentado negociador en temas de comercio y ex banquero, ayudó a superar la crisis de deuda de la provincia de Guangdong cuando fue vicegobernador en la década de 1990. Más tarde, reemplazó al destituido alcalde de Pekín por en encubrir un brote letal del virus SARS en 2003.

Se trata del candidato perfecto para integrar el comité permanente del Politburó, la cúpula de poder de China, después de haber sido elegido para pertenecer al Comité Central del partido y a su Comisión Central para la Inspección de Disciplina, la agencia anticorrupción.

La decisión se produce en vísperas del anuncio de los nuevos líderes de China, que guiarán a la nación más poblada del mundo en los próximos cinco años mientras afronta un creciente descontento social e incertidumbre por la economía global y doméstica.

"La mala noticia es que vamos a perder a uno de nuestros responsables económicos más eficientes del país", dijo Bo Zhiyue, experto en políticas chinas de la Universidad Nacional de Singapur.

"La buena noticia es que los nuevos líderes de China realmente están interesados en hacer algo respecto a la corrupción. (...) Con el apodo de 'apaga incendios', creo que será uno de los líderes más capaces del Comité Permanente del Politburó", añadió.

La transición generacional de liderazgo que arrojará el congreso de China se ha visto opacada por la dramática caída en desgracia del prominente político Bo Xilai, que fue expulsado del partido y afronta posibles cargos de corrupción y abuso de poder.

El miércoles, 2.270 delegados cuidadosamente seleccionados del partido emitieron sus votos a puerta cerrada en el cavernoso Gran Salón del Pueblo de Pekín para el nuevo Comité Central, un consejo de Gobierno con alrededor de 200 miembros titulares y 170 miembros alternativos sin derecho a voto.   Continuación...

 
El Congreso del Partido Comunista de China ofreció las primeras pistas el miércoles sobre el cambio de liderazgo generacional, después de que Xi Jinping y Li Keqiang dieran los primeros pasos hacia ocupar los cargos de presidente y primer ministro, respectivamente. En la imagen, una vista general muestra a los delegados alzando las manos para votar en la sesión de clausura del 18 Congreso Nacional del Partido Comunista en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, el 14 de noviembre de 2012. REUTERS/Carlos Barria