La oposición siria afronta una dura batalla por el reconocimiento

martes 13 de noviembre de 2012 16:57 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - El nuevo organismo que agrupa a la oposición en Siria buscaba el martes el respaldo árabe y europeo, pero Reino Unido y Francia parecieron establecer nuevas condiciones para su reconocimiento como Gobierno interino en caso de que el presidente Bashar el Asad sea derrocado.

El líder sirio ha prometido dar la vida en un conflicto que ya ha provocado unas 38.000 muertes y que amenaza con expandirse a otros países en el sensible Oriente Próximo.

Funcionarios árabes y europeos se reunieron el martes en El Cairo con líderes de la nueva Coalición Nacional Siria, mientras aviones de guerra de Asad ganaban terreno en Ras al Ain, un pueblo en manos rebeldes en el norte del país.

Los civiles huían a través de la frontera que les separa con Ceylanpinar, en Turquía, mientras densas columnas de humo ascendían en el cielo.

Aviones y artillería siria atacaron Albu Kamal, una localidad en la frontera con Irak, donde los rebeldes controlan ciertas áreas, según el alcalde de la ciudad fronteriza iraquí de Qaim.

La tensión también seguía en niveles importantes en los Altos del Golán, donde hombres israelíes armados han contraatacado al fuego de morteros sirios sobre la zona ocupada durante los dos días anteriores.

Los veinte meses de conflicto han provocado una gran crisis humanitaria, ya que más de 408.000 sirios han huido a países vecinos y se espera que unos 4 millones necesiten ayuda a comienzos de 2013, según Naciones Unidas.

Los combates también han desplazado a 2,5 millones de civiles dentro de Siria, estima la Media Luna Roja Árabe Siria.

RESPUESTA FRAGMENTADA   Continuación...

 
El nuevo organismo que agrupa a la oposición en Siria buscaba el martes el respaldo árabe y europeo, pero Reino Unido y Francia parecieron establecer nuevas condiciones para su reconocimiento como Gobierno interino en caso de que el presidente Bashar el Asad sea derrocado. En la imagen, un combatiente dle Ejército Sirio Libre en Alepo, el 12 de noviembre de 2012. REUTERS/Zain Karam