Imputados los organizadores de la macrofiesta del Madrid Arena

lunes 12 de noviembre de 2012 13:35 CET
 

MADRID (Reuters) - El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha llamado a declarar como imputados al gerente de la empresa que organizó la macrofiesta de Halloween en la que la semana pasada murieron cuatro jóvenes por aplastamiento, según un comunicado judicial difundido el lunes.

El magistrado que instruye las diligencias previas del caso del Madrid Arena cita a Miguel Ángel Flores, gerente de la empresa Diviertt que organizó una fiesta en la que, según las primeras diligencias policiales, se sobrepasó con creces el aforo de 10.000 personas.

El juez cita también a los representantes legales de las empresas de seguridad Kontrol 34 y Seguriver y pide al Ayuntamiento de Madrid que "con carácter inmediato" le comunique qué concejalía es la encargada de ceder locales municipales para este tipo de actos, para citar después en calidad de testigo al concejal del área.

Por otro lado, el juez ha solicitado a la policía científica que haga una simulación por ordenador para establecer el número de personas que caben en el pabellón y las que realmente había en la madrugada del 1 de noviembre.

Los organizadores de Thriller Music Park han negado la sobreventa de entradas en una fiesta que incluía la presencia estelar del DJ estadounidense Steve Aoki, cuya aparición en escena coincidió con el momento de la estampida.

La policía, que ha analizado las cintas de vídeo del local para determinar lo ocurrido, ha dicho que no intervino antes de la avalancha porque no había ninguna señal de irregularidades en el interior del recinto.

Muchos asistentes han manifestado que algunas de las puertas de este local - remodelado para la candidatura olímpica de Madrid 2012 - estaban cerradas, un hecho que han negado las autoridades municipales, que afirman que no volverán a permitir un macroconcierto de estas características.

 
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha llamado a declarar como imputados al gerente de la empresa que organizó la macrofiesta de Halloween en la que la semana pasada murieron cuatro jóvenes por aplastamiento, según un comunicado judicial difundido el lunes. En la imagen, botellas vacías y basura en el exterior del Madrid Arena el 1 de noviembre de 2012. REUTERS/Susana Vera