PP y PSOE se reúnen para buscar un pacto contra los desahucios

lunes 12 de noviembre de 2012 08:42 CET
 

MADRID (Reuters) - Los dos principales partidos españoles se reunirán el lunes para intentar alcanzar un acuerdo político que cambie la ley hipotecaria y paralice los desalojos que han arrojado a la calle a cientos de miles de familias, mientras crece la presión social contra los desahucios tras un segundo caso de suicidio.

A la voz de asociaciones de afectados se han en los últimos días sumado las de jueces y la de un sindicato de policías que ha decidido que va a apoyar a los agentes que por motivos de conciencia se nieguen a acudir a un desahucio.

"Los policías tampoco debemos ser insensibles en estas situaciones, no podemos seguir permitiendo que la gente se suicide cuando le van a desahuciar en un piso que en el mejor de las ocasiones va a quedar vacío de por vida, o por muchos años", dijo el domingo José María Benito, portavoz del SUP.

Benito dijo que en los últimos tiempos estaban recibiendo muchas consultas de compañeros afectados por las órdenes de desahucio que deben cumplir.

La decisión del SUP llegó en la víspera de una importante reunión el lunes entre el gobernante PP y el opositor PSOE para alcanzar un pacto político que modifique una ley calificada por muchos como "inhumana" y que se espera paralice la ejecución de los desalojos.

El domingo se celebraron en varias ciudades españolas manifestaciones en contra de las ejecuciones hipotecarias, que han ascendido a casi 400.000 desde 2008, según datos del Consejo General del Poder Judicial.

"No puede ser que en un país haya casas vacías y gente sin casas", dijo Jesús Bustos, portavoz de Stop Desahucios, asociación que pide la dación en pago y la creación de un parque de viviendas en alquiler social, en Alicante.

"Habrá que esperar a ver la letra pequeña de esas paralizaciones", añadió.

En Murcia, otra marcha en contra del paro, la pobreza y los recortes, algunos participantes se mostraron también escépticos sobre el pacto político para frenar los desahucios.   Continuación...

 
La presión social contra los desahucios, que se ha intensificado en los últimos días tras un segundo caso de suicidio, ha empezado a movilizar a los políticos, jueces, algunos bancos y también a los policías, última adhesión en contra de una ley hipotecaria que ha arrojado a la calle en los años de crisis a cientos de miles de familias. En la imagen, agentes de policía municipal acompañana a los funcionarios judiciales a un desahucio de un inmigrante de la República Dominicana que fue finalmente suspendido, en Madrid, el 7 de noviembre de 2012. REUTERS/Susana Vera