Rubalcaba: "El objetivo es que nadie se quede sin casa"

sábado 10 de noviembre de 2012 17:17 CET
 

MADRID (Reuters) - La muerte y el drama que rodean los desahucios de quienes no pueden pagar la hipoteca de su vivienda en España, tras el suicido el viernes de una mujer en Baracaldo antes de ser desalojada, ha acelerado la búsqueda de un pacto político para modificar la ley.

"El objetivo del texto es que nadie se quede sin casa", dijo el sábado Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general de los socialistas, de cara a la reunión del lunes con el PP en la que se prevé que salga un acuerdo para paralizar los desahucios.

El PSOE va a proponer al Gobierno que la nueva ley frene desahucios ya en marcha, según medios. A día de hoy quedan más de 1,5 millones de desahucios por ejecutar, según la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

El viernes Amaia Egaña, una ex edil socialista en Eibar (Guipúzcoa), se arrojó desde el balcón ante la inminencia de su desahucio, y horas después el presidente del Gobierno Mariano Rajoy dijo que el lunes esperaba anunciar la paralización de los desalojos a las familias más vulnerables.

Rajoy señaló que el Gobierno trabaja ahora para definir mejor "los umbrales de exclusión" y en aplicar mejor los códigos de buenas prácticas bancarias.

"Estamos viendo cosas que a nadie nos gustaría ver, situaciones que son inhumanas", dijo Rajoy durante un mitin del PP en Lérida enmarcado en la campaña para las elecciones catalanas.

El suicidio de Amaia también ha golpeado al poder judicial, responsable de hacer cumplir una ley que muchos califican de "inhumana", que lleva días pidiendo un cambio en la legislación que regula los desahucios.

"Siento todo y también vergüenza porque el sistema judicial, del que yo soy responsable, no ha sido capaz de llegar a tiempo", dijo Juan Luis Ibarra, presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, en una entrevista con TVE sobre la muerte de Amaia.

Ibarra dijo que en este caso "el derecho ha matado a la justicia" y que la juez que llevó el caso de Amaia nunca llegó a conocer a la víctima porque ésta jamás se personó en su causa.   Continuación...

 
La muerte y el drama que rodean los desahucios de quienes no pueden pagar la hipoteca de su vivienda en España, tras el suicido el viernes de una mujer en Baracaldo antes de ser desalojada, ha acelerado la búsqueda de un pacto político para modificar la ley. En la imagen, miles de personas sostienen una pancarta contra los desahucios durante una manifestación en Baracaldo tras el suicidio de una de sus vecinas, Amaia Egaña, de 53 años, ante el inminte desalojo de su vivienda. REUTERS/Vincent West