El Gobierno se pone duro con las deudas del fútbol con Hacienda

jueves 8 de noviembre de 2012 17:01 CET
 

MADRID (Reuters) - El Gobierno español ha comenzado a embargar las futuras ganancias de algunos clubes de fútbol como medida de presión para forzarles a pagar sus deudas con Hacienda, calculadas en unos 750 millones de euros, a comienzos del nuevo año.

Los pasivos de los clubes atrajeron la atención de las autoridades antimonopolio de la Unión Europea, que apremiaron al Gobierno y a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) a que acordaran una "hoja de ruta" en abril, diseñada para que los equipos cumplieran los pagos.

Hacienda ha recaudado 329,9 millones de euros del fútbol este año, de los que 305,1 millones provenían de clubes de primera división, según una nota informativa de agencia.

Se espera que unos 130 millones de euros más acaben en las arcas de Hacienda este año, de los que unos 55 millones provienen de embargos de ingresos provenientes de los derechos audiovisuales, las ventas de entradas o la lotería, decía la nota.

La agencia no quiso especificar qué equipos se habían visto afectados por los embargos.

Los retrasos en los pagos de impuestos por parte de los clubes de fútbol ha causado un amplio resentimiento social en un país en el que muchos ciudadanos están teniendo que apretarse el cinturón mientras sus sueldos y beneficios se recortan y los impuestos sobre los bienes y los servicios aumentan.

Además de sus deudas con Hacienda, los clubes deben unos 600 millones de euros al sistema de seguridad social y muchos están económicamente arruinados tras años de despilfarro.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dijo esta semana que no se daría más margen a los equipos.

"Los equipos de fútbol van a pagar sus deudas con Hacienda y la seguridad social", añadió. "El ministro de Hacienda tiene instrucciones mías".   Continuación...

 
El Gobierno español ha comenzado a embargar las futuras ganancias de algunos clubes de fútbol como medida de presión para forzarles a pagar sus deudas con Hacienda, calculadas en unos 750 millones de euros, a comienzos del nuevo año. En la imagen, Mariano Rajoy habla en el congreso el pasado 31 de octubre. REUTERS/Andrea Comas