Asad dice que no se irá de Siria mientras la oposición se reúne en Doha

jueves 8 de noviembre de 2012 15:40 CET
 

DOHA (Reuters) - El presidente de Siria, Bashar el Asad, ha rechazado toda sugerencia de que pudiera escapar de su país y sostuvo que una eventual intervención extranjera para derrocarlo tendría consecuencias catastróficas para Oriente Próximo.

En declaraciones en una entrevista con la cadena Russia Today (RT) que se emitirán el viernes, Asad dijo que no ve a las potencias occidentales embarcándose en una intervención en Siria y dijo que el coste de una acción de esa clases sería insostenible.

"Creo que el coste de una invasión extranjera en Siria - si eso ocurre - sería mayor de lo que todo el mundo puede soportar (...) Esto tendrá un efecto dominó que impactará al mundo desde el Atlántico al Pacífico", declaró.

"No creo que Occidente esté yendo en esa dirección, pero si lo están haciendo, nadie puede decir lo que pasará después", afirmó. Las declaraciones fueron publicadas en árabe en la página web de Russia Today. No estaba claro cuándo se realizó la entrevista.

Los desafiantes comentarios de Asad coincidieron con una reunión el jueves en Qatar de la dividida oposición siria para llegar a un acuerdo sobre la creación de una nueva entidad que unifique a las grupos rebeldes dentro y fuera del país, en medio de la creciente presión internacional para que establezcan un orden y se preparen ante una posible transición del poder.

Estados Unidos y otras potencias de Occidente están cada vez más frustrados con la oposición debido a sus desacuerdos y disputas, que han socavado el movimiento que busca derrocar a Asad.

Respaldadas por Washington, las negociaciones de Doha destacan el papel central de Qatar en los esfuerzos para terminar con el mandato de Asad y participar en el desarrollo de la Siria post levantamiento. El estado del golfo Pérsico financió la revuelta libia que derrocó a Muamar el Gadafi.

"Yo soy más fuerte que Gadafi", dijo Asad a su entrevistador, de acuerdo a un tuit del editor jefe de la cadena rusa.

"VIVIR Y MORIR EN SIRIA"   Continuación...

 
El presidente de Siria, Bashar el Asad, ha rechazado toda sugerencia de que pudiera escapar de su país y sostuvo que una eventual intervención extranjera para derrocarlo tendría consecuencias catastróficas para Oriente Próximo. En la imagen, combatientes del Ejército Libre Sirio caminan junto a un cartel del fallecido presidente sirio Hafez al Asad, al que se le ha borrado la cara, tras combates en la fuerza aérea de Al Dewala, cerca de Idlib, el 4 de noviembre de 2012. REUTERS/Baker Al-Shemali/Shaam News Network/Handout ESTA IMAGEN HA SIDO PROPORCIONADA POR UN TERCERO. REUTERS LA DISTRIBUYE, EXACTAMENTE COMO LA RECIBIÓ, COMO UN SERVICIO A SUS CLIENTES.