7 de noviembre de 2012 / 16:52 / en 5 años

Los rebeldes sirios disparan sin éxito sobre el palacio de Asad

AMÁN (Reuters) - Los rebeldes sirios dispararon morteros el miércoles sobre el palacio del presidente Bashar el Asad en Damasco, aunque erraron el blanco, en un ataque que subraya la creciente audacia de las fuerzas que luchan por poner fin a los 42 años de gobierno de la familia Asad.

Los rebeldes sirios dispararon morteros el miércoles sobre el palacio del presidente Bashar el Asad en Damasco, aunque erraron el blanco, en un ataque que subraya la creciente audacia de las fuerzas que luchan por poner fin a los 42 años de gobierno de la familia Asad. En la imagen del 6 de noviembre facilitada por la agencia oficial de noticias SANA se puede ver a un combatiente leal a Asad en el distrito de Harsta, cerca de Damasco. REUTERS/SANA

Mientras la violencia estallaba en otras partes del país, Turquía indicó que pedirá que la OTAN estacione misiles Patriot en su frontera con Siria para impedir que la violencia se extienda a su territorio.

La guerra en Siria, que ya ha desestabilizado a la vecina Líbano y hace temer una extensión de las turbulencias en Oriente Próximo, es uno de los mayores desafíos en política exterior para el presidente de EEUU, Barack Obama, que empieza su segunda legislatura.

Residentes de Damasco dijeron a Reuters que proyectiles de gran calibre aparentemente dirigidos al palacio cayeron sobre el vecino barrio residencial de Mezze 86, donde viven miembros de la minoría alauí a la que pertenece Asad. Los medios estatales dijeron que al menos tres personas murieron y siete resultaron heridas en lo que describieron como un ataque terrorista.

Los rebeldes han centrado sus esfuerzos en grandes ataques contra símbolos del régimen de Asad, como su palacio. Una bomba en julio que mató a cuatro de los lugartenientes más destacados del presidente se vio seguida por un avance de los rebeldes en Damasco, que entonces se vieron parcialmente repelidos por las fuerzas de Asad.

Los combatientes de la oposición, de mayoría musulmana suní, han redoblado los ataques en la capital esta semana, detonando bombas en al menos dos zonas pobladas por alauíes y asesinando a dos personas consideradas cercanas al Gobierno.

La violencia ha subrayado la dimensión sectaria de una guerra civil que profundiza la división entre musulmanes suníes y chiíes en la región. Los alauíes son una rama del islam chií.

Una unidad rebelde islamista dijo haber disparado sin éxito al palacio, un complejo que se utiliza sobre todo para actos oficiales situado en una colina sobre la ciudad. No fue posible verificar si Asad estaba allí en ese momento. El presidente tiene varias residencias en la ciudad.

“Esta operación vino en respuesta de las masacres cometidas en nuestra amada ciudad”, indicó en un comunicado el grupo rebelde Leones del Islam. La organización dijo que también había atacado un aeropuerto militar y unas instalaciones de inteligencia en la capital, pero no hubo confirmación independiente de esos sucesos.

Los medios estatales dijeron que un juez, Abad Nadwa, fue asesinado el miércoles en Damasco por un bomba colocada bajo su coche. El hermano del presidente del Parlamento fue asesinado el martes en Damasco.

PETICIÓN INMINENTE A LA OTAN

Las rivalidades regionales e internacionales han complicado los esfuerzos de mediar en una resolución del conflicto. Rusia y China han vetado tres resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que habrían presionado a Asad.

El conflicto también ha empezado a extenderse a países vecinos. Turquía ha respondido a los morteros que caían en su territorio de los combates entre rebeldes y fuerzas gubernamentales sirias.

Un miembro del Ministerio turco de Exteriores dijo a Reuters el miércoles que el Gobierno hará una petición “inminente” a la OTAN para que proteja su frontera de 910 kilómetros con misiles Patriot.

EEUU y otras potencias occidentales dicen que los intentos de resolver el conflicto también han chocado con las divisiones internas entre los grupos opositores sirios.

En un intento de unificación, el principal grupo opositor con sede en el extranjero, el Consejo Nacional Sirio, tenía previsto elegir un nuevo líder y un nuevo comité ejecutivo en una reunión en Qatar.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un organismo supervisor con sede en Reino Unido, dijo tener los nombres de al menos 38.000 personas cuya muerte han confirmado amigos y familiares. La cifra de muertos sube cada día, y algunas semanas se registran un millar de víctimas o más.

/Por Khaled Yacoub Oweis y Mohammed Abbas/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below