Merkel busca unidad en su coalición de cara a las elecciones de 2013

viernes 2 de noviembre de 2012 19:34 CET
 

BERLÍN (Reuters) - La canciller alemana, Angela Merkel, está bajo presión para resolver este fin de semana una disputa sobre los impuestos y las ayudas sociales entre sus socios de la coalición en el poder, a fin de exhibir un frente unido de cara a las elecciones de 2013.

El reto para el partido cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su socio más pequeño, los Demócratas Libres (FDP), radica en lograr que cualquier compromiso sobre propuestas de bienestar social de otros grupos políticos de la coalición no ponga en peligro la ambiciosa meta del Gobierno de sanear el presupuesto para 2014.

La canciller también deberá desviar la atención sobre acusaciones de la oposición de centroizquierda de que intenta comprar a los votantes alemanes con un alivio fiscal antes de las elecciones generales de septiembre próximo y de los comicios en el estado de Baja Sajonia en enero.

La oposición dice que no es ninguna coincidencia que se realice una reunión de líderes de la coalición el domingo por la tarde sin el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien estará en México para un encuentro del G-20.

"La coalición de Angela Merkel va a repartir regalos electorales. Ella se tomó la precaución de hacerlo en ausencia del ministro de Finanzas", dijo Thomas Oppermann, el líder legislativo de los Socialdemócratas (SPD).

Pero Schäuble también ha tomado precauciones al comprometerse esta semana a conseguir un presupuesto estructuralmente equilibrado para 2014, dos años antes del plazo que tiene Alemania para alcanzar esta meta según una ley sobre "tope de deuda".

Michael Fuchs, un diputado de la CDU partidario de los recortes de impuestos: "¿Cuándo, si no ahora, debería la coalición dar a la gente un alivio real?".

Para contrarrestar esa clase de declaraciones, Schäuble presentó esta semana estimaciones tributarias de 2013 a 2016 para mostrar que la inesperada recaudación fiscal en los últimos años, que generó niveles récord de ingresos, se moderará a partir del próximo año por una desaceleración de la economía germana.

Eso debería garantizar que, más allá de los ajustes en bienestar social y pensiones que puedan ser acordados por el CDU, su partido hermano Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) y el FDP, no se produzcan recortes impositivos radicales que amenacen las ambiciones fiscales de Schäuble.   Continuación...

 
La canciller alemana, Angela Merkel, está bajo presión para resolver este fin de semana una disputa sobre los impuestos y las ayudas sociales entre sus socios de la coalición en el poder, a fin de exhibir un frente unido de cara a las elecciones de 2013. Imagen de Merkel con el primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, antes de dar un discurso en la reunión de la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) - partido hermano del cristianodemócrata (CDU) de la canciller - celebrada el 19 de octubre en Múnich. REUTERS/Michael Dalder