8 de mayo de 2012 / 16:23 / hace 5 años

Grecia agudiza su crisis y se evaporan sus opciones de Gobierno

5 MIN. DE LECTURA

Los conservadores griegos dijeron el martes que no incumplirían su promesa de acatar el acuerdo de rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional que salvó al país de la bancarrota, rechazando la condición impuesta por un partido de izquierdas para ayudar a la formación de un Gobierno de coalición. En la imagen de archivo, el líder del partido conservador griego Antonis Samaras (izquierda) habla con el portavoz de la coalición de izquierdas Alexis Tsipras en el Parlamento de Atenas, el 7 de mayo de 2012.Evi Filaktou/Handout

(Reuters) - Grecia se hundió en una crisis más aguda el martes cuando el líder del partido conservador Nueva Democracia dijo que el candidato de izquierdas a convertirse en primer ministro, Alexis Tsipras, sacaría al país de la zona euro con su propuesta de rechazar un rescate internacional.

El líder del partido conservador Antonis Samaras dijo en una intervención televisada que Tsipras le pedía la destrucción de Grecia al imponer el rechazo de un rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional como condición para formar un Gobierno de coalición.

"Él me está pidiendo que firme la destrucción de Grecia. No haré esto", indicó Samaras, cuyo partido logró la mayoría tras las elecciones del domingo pero perdió el apoyo de un buen número de votantes afectados por las restricciones económicas impuestas por el rescate que salvó a Grecia de la bancarrota.

Samaras indicó que apoyaría un Gobierno de minoría pero no bajo esas condiciones, indicando que el líder de la coalición de izquierda Tsipras tenía muy pocas posibilidades de formar Gobierno, haciendo cada vez más posible la opción de repetir los comicios.

Tsipras, de 37 años y que quedó segundo en las elecciones, comenzó sus contactos para intentar formar gobierno el martes tras recibir el mandato del presidente, renunciando al rescate y amenazando con nacionalizar bancos.

Su declaración podría causar nerviosismo entre los inversores, preocupados por que Grecia vuelva a desestabilizar la zona euro como hizo en el 2009 cuando comenzó la crisis de deuda.

Para el líder del PASOK, Evangelos Venizelos, que negoció el rescate de 130.000 millones de euros, rechazarlo tampoco es una opción. El político realizó el martes un llamamiento para formar un Ejecutivo proeuropeo de unidad.

Venizelos dijo que solo pondría un requisito para su integración en la coalición: "Que Grecia se quede en el euro y en Europa. Quiero que las cosas mejoren para los griegos, no que empeoren".

"El veredicto claramente interpreta que el acuerdo de rescate es inválido", dijo a periodistas Tsipras, el líder político más joven de Grecia.

Un responsable de su formación indicó que había pedido a los dos ex partidos gobernantes, Nueva Democracia y el socialista PASOK, retiren las promesas hechas a cambio del rescate como condición para unirse al Gobierno. La alianza con estos partidos había sido considerada su única opción para tomar el poder.

Tsipras tuvo la posibilidad de formar el primer Gobierno de izquierdas en la historia moderna del país después de que Nueva Democracia abandonase la tarea el lunes al considerarla imposible.

Si falla, será el turno de Venizelos y si éste tampoco puede lograr un acuerdo, el Presidente Karolos Papoulias podría reunir a las distintas formaciones en un último intento para crear un gobierno de unidad antes de convocar nuevas elecciones en unas tres semanas.

Mientras continúan las negociaciones, el primer ministro saliente, el tecnócrata Lucas Papademos sigue gobernando el país aunque si vuelven a celebrarse los comicios, Papoulias podría nombrar una Administración temporal a corto plazo.

La incertidumbre tras la votación del domingo causó temores generalizados sobre el futuro.

"Estoy confundido (...) Sólo Dios puede salvarnos ahora", dijo Panagiota Makri, de 80 años, haciéndose la señal de la cruz y sumándose a una plegaria en las calles de Atenas.

En teoría, Tsipras no tendría el número de apoyos suficientes para formar Gobierno, con sólo 71 escaños de los 300 del Parlamento para cualquier posible alianza de izquierdas. Los comunistas ya rechazaron sumarse a su proyecto.

Los analistas sostienen que incluso si lograra un acuerdo, el Gobierno sería demasiado frágil y duraría sólo unos meses.

Autoridades de la Unión Europea rechazaron cualquier compromiso sobre los términos del rescate, sin el cual Grecia se quedaría sin dinero a finales de junio, según estimaron.

Un miembro de la junta directiva del Banco Central Europeo, Joerg Asmussen, fue el último en pronunciarse diciendo que el rescate no podía ser renegociado y que no había alternativas si Grecia quería permanecer en la zona euro.

Un funcionario del gobierno saliente de Papademos señaló que pocos de los inexpertos asesores de Tsipras parecen entender que si la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional frenan el rescate, Grecia se quedaría sin fondos para pagar salarios y pensiones.

"El país se dirige a gran velocidad hacia la catástrofe", escribió el periódico Kathimerini en un editorial. "Si no se forma un gobierno de salvación nacional en los próximos días, serán inevitables unas nuevas elecciones".

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below