1 de marzo de 2012 / 15:43 / hace 5 años

El magnate ruso Projorov hace campaña a la sombra de Putin

5 MIN. DE LECTURA

Ha organizado un 'clinic' de baloncesto para niños, rapeado en la televisión nocturna y presentado a su hermana mayor, en un intento de desafiar el domingo al primer ministro ruso, Vladimir Putin, por el puesto de presidente. En esta imagen de archivo, el magnate ruso Mijail Projorov durante un discurso en Moscú, el 13 de enero de 2012.Sergei Karpukhin

MOSCÚ (Reuters) - Ha organizado un 'clinic' de baloncesto para niños, rapeado en la televisión nocturna y presentado a su hermana mayor, en un intento de desafiar el domingo al primer ministro ruso, Vladimir Putin, por el puesto de presidente.

El multimillonario magnate Mijail Projorov ha hecho una campaña digna de su posición única en la carrera. A sus 46 años es el más joven de los contendientes casi por una generación, y es el único que se presenta por primera vez en un entorno de candidatos familiares a los que muchos rusos querrían perder de vista.

Además, ofrece un mensaje de que Rusia necesita cambiar deprisa, y es el único que está cerca de atrapar el espíritu de las decenas de miles de personas que han tomado las calles este invierno, en las mayores protestas de opositores en los 12 años de Gobierno de Putin.

Pero en unas elecciones que, parece, ganará Putin, Projorov se ve cercado por las sospechas de que sólo se le ha permitido presentarse para prestar legitimidad a las elecciones y canalizar el sentimiento anti Putin en una dirección segura.

Las protestas, iniciadas por las acusaciones de fraude generalizado en las elecciones parlamentarias de diciembre, se han visto impulsadas por el miedo, en especial entre los ambiciosos urbanitas, de que Putin -que podría gobernar hasta 2024 si gobierna dos legislaturas- evitará las reformas y sumirá el país en un estancamiento al estilo soviético.

"El riesgo es muy sencillo: Vladimir Putin está por la estabilización, pero esto significa la estabilización de la pobreza y quedarse atrás", dijo el martes Projorov en una rueda de prensa, flanqueado por ocho asesores al explicar aspectos de su programa.

El magnate, gran defensor de los negocios y atento al detalle en asuntos de vital importancia para los rusos, como la vivienda, la educación y la sanidad, tiene un cierto atractivo.

"Es nuevo y tiene ideas serias", dijo Inna Korabelnikova, de 35 años, que dirige una oficina en Moscú.

Además de Projorov, "los otros candidatos están todos haciendo campaña sobre el populismo, y simplemente no pueden competir con Putin", apuntó Nikolai Petrov, analista político del Centro Carnegie Moscú. "Putin es un populista con control de las arcas del estado, mientras que los otros son populistas sin dinero".

Projorov tiene mucho dinero, y ahí está el otro gran obstáculo para una campaña presidencial realista, ahora o en otro momento.

Planes políticos

Projorov, al que la revista Forbes sitúa como el tercer hombre más rico de Rusia con una fortuna de 18.000 millones de dólares, tiene un imperio empresarial que abarca desde activos en oro y aluminio en la remota Siberia al equipo de baloncesto New Jersey Nets en Estados Unidos.

"Es rico, y por eso la mayoría de los rusos le odia a priori", comentó Petrov.

Un sondeo realizado en febrero por la encuestadora independiente Levada Center mostró que Projorov había doblado su apoyo desde diciembre, con un seis por ciento de votantes que pensaban votarle. Quedó cuarto de cinco, por detrás de Putin, el comunista Gennady Zyuganov y el nacionalista Vladimir Zhirinovsky.

Eso podría bastar para Projorov, que ha dejado claro que ve las elecciones como la base de un papel a largo plazo en política, y que a unas semanas de los comicios anunció sus planes de crear un nuevo partido.

Un contador en la página web de campaña del empresario muestra que más de 44.000 personas han mostrado interés en unirse al partido, que según ha dicho intentará "unir a la sociedad civil" y reformar Rusia desde cero.

"Nuestros ciudadanos quieren vivir en un país diferente", dijo el martes, añadiendo que su partido hará que eso ocurra.

Pero tras las elecciones, Rusia seguirá siendo de Putin casi con seguridad, y los analistas creen que el nuevo presidente utilizará al magnate y su partido para desviar parte de la tensión en la sociedad que está impulsando las protestas.

Putin podría citar las llamadas de Projorov a las reformas para justificar dolorosas reformas económicas, tras hacer una serie de promesas de gastos durante su campaña.

Además, el pasado de Projorov implica que Putin tiene poco que temer por el desafío del millonario.

Projorov es unos los "oligarcas" que hicieron fortuna haciéndose con activos en una polémica oleada de privatizaciones post soviéticas en los 90, al comprar el gigante minero del ártico Norilsk Nickel con otro empresario por un precio de ganga.

En un país donde negocios y política están muy entrelazados, su imperio empresarial podría utilizarle como una correa para tenerle a raya.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below