Navidades en el aeropuerto para cientos de viajeros

sábado 25 de diciembre de 2010 13:00 CET
 

PARÍS (Reuters) - Cientos de viajeros pasaron el día de Navidad en varias terminales aeroportuarias europeas tras dormir en camas improvisadas ante la imposibilidad de viajar por el mal tiempo en París y Bruselas.

Los vuelos iban volviendo a la normalidad en París, gracias a la llegada de líquido anticongelante de Alemania y Estados Unidos para permitir despegar a los aviones, pero muchas personas se iban a perder las comidas navideñas en sus lugares de destino.

Los aeropuertos funcionaban en su mayoría con normalidad en Reino Unido, Bélgica y Alemania, aunque había cancelaciones en Fráncfort y Zúrich. Varios cientos de personas durmieron en los aeropuertos de París y Bruselas el viernes por la noche.

Las bajas temperaturas y las intensas nevadas han interrumpido los viajes durante varios días, incomodando a los cientos de miles de personas que viajan en estas fechas y planteando dudas sobre la falta de preparación de la industria aérea para el frío intenso.

Al retraso y las cancelaciones de vuelos se han sumado las interrupciones del tráfico ferroviario de alta velocidad y las congestiones en las carreteras de Inglaterra y Suecia, en uno de los diciembres con más nieve que se recuerdan en Europa.

En el aeropuerto Roissy Charles de Gaulle de París, el personal de tierra repartía café y pastas para el desayuno el sábado y el ministro de Transporte, Thierry Mariani, dijo a los pasajeros que estudiaría los motivos que llevaron a la escasez de líquido anticongelante.

Al menos 300 personas durmieron en camas plegables en Roissy el viernes tras la cancelación de unos 400 vuelos.

Muchos durmieron en hoteles cercanos, donde las autoridades habían reservado 3.300 habitaciones. Mientras algunos lloraban teléfono móvil en mano, otros rezaban en la misa que se celebró en el aeropuerto, pidiendo poder volar.

Unos cuantos llevaron champán que se bebieron en vasos de plástico e improvisaron la cena de Nochebuena con salmón ahumado, ensalada, paté y queso, mientras un Papa Noel repartía caramelos, juguetes y muñecas a los niños.   Continuación...