12 de mayo de 2010 / 7:38 / hace 7 años

Zapatero anuncia un duro recorte de gasto social e inversiones

<p>El presidente del Gobierno, Jos&eacute; Luis Rodr&iacute;guez Zapatero, emprendi&oacute; el mi&eacute;rcoles un cambio de tim&oacute;n en su pol&iacute;tica de gasto social al anunciar recortes de los salarios p&uacute;blicos y una congelaci&oacute;n de las pensiones, adem&aacute;s de una nueva reducci&oacute;n de las inversiones estatales para acelerar el recorte del d&eacute;ficit fiscal. En la imagen, Zapatero habla durante la sesi&oacute;n parlamentaria en el Congreso de los Diputados en Madrid, el 12 de mayo de 2010.Juan Medina</p>

Por Andrés González

MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno español giró el miércoles el timón de su política de gasto social al anunciar recortes en salarios públicos y una congelación de las pensiones que, además de recortar el déficit fiscal, mermarán inevitablemente la capacidad de crecimiento económico.

"Tenemos que hacer un esfuerzo singular, excepcional y extraordinario para reducir nuestro déficit público y debemos hacerlo ahora cuando la economía empieza a recuperarse", dijo José Luis Rodríguez Zapatero en una comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Zapatero, que hace sólo una semana rehusó acelerar el recorte del déficit al considerar que ponía en riesgo la recuperación económica, reconoció que las prioridades actuales han cambiado ante la virulenta presión de los mercados.

Explicó que el recorte de 15.000 millones de euros extra entre 2010 y 2011 pactado con la UE contemplará entre otras medidas una reducción de la inversión pública en más de 6.000 millones de euros.

"Se prevé una reducción de 6.045 millones de euros entre 2010 y 2011 en la inversión pública estatal", dijo, para añadir que las Comunidades Autónomas asumirán un ahorro adicional de 1.200 millones de euros.

Entre las medidas de gasto social, Zapatero destacó una reducción media del cinco por ciento de los salarios en el sector público en 2010 y la congelación de los mismos en 2011.

"(Vamos) a reducir las retribuciones de personal del sector público en un 5 por ciento de media en 2010 y congelarlas en 2011 (...) se baja el sueldo un 15 por ciento a los miembros del gobierno", dijo el presidente del ejecutivo.

Añadió que no se revalorizarán las pensiones en 2011 y se eliminará el "cheque bebé" de 2.500 euros.

"Vamos a eliminar la prestación por nacimiento de 2.500 euros a partir del 1 de enero de 2011", añadió.

Fuentes sindicales y del Gobierno calcularon que alrededor de 5.000 de los 15.000 millones de euros de ahorro previsto recaerán sobre los funcionarios como consecuencia de los ajustes salariales.

"Ha hecho usted un gran recorte de derechos sociales, contradiciendo lo que lleva diciendo a lo largo de últimos años", dijo el líder de la oposición Mariano Rajoy, tras criticar por tardías las medidas.

Zapatero dijo que, con estas nuevas medidas, que se suman al plan de ahorro ya en marcha de 50.000 millones de euros entre 2010 y 2013, se despeja el camino para acelerar la consolidación fiscal y reducir el déficit público del 11,2 por ciento del PIB en 2009 al 6,0 por ciento en 2011.

Zapatero también anunció que entre 2010 y 2011 se reducirá en 600 millones de euros la contribución española a la ayuda oficial al desarrollo.

Las medidas fueron bien recibidas en Bruselas. El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo que parecen ir en la dirección correcta.

En una conferencia de prensa, los responsables de la Unión Europea, entre ellos el presidente de la Comisión, Jose Manuel Durao Barroso, agradecieron el compromiso de recortes presupuestarios de España y Portugal.

RECUPERACIÓN MÁS LENTA EN 2011

"Somos conscientes, no obstante, de que la reducción de la demanda afectará transitoriamente al crecimiento. Por ello, el Gobierno estima que el crecimiento el año que viene será unas décimas inferior al previsto", reconoció Zapatero.

La economía española ha sido la última de las grandes economías del euro en sugerir una vuelta al crecimiento. Según datos publicados, el miércoles por el Instituto Nacional de Estadística, el PIB español creció en el primer trimestre un anémico 0,1 por ciento después de siete trimestres consecutivos de contracción o estancamiento.

Para 2011, la mayoría de los analistas y organismos internacionales prevén una tasa de crecimiento para España de en torno al 1,0 por ciento.

PRÓXIMA PARADA: REFORMA LABORAL

Las miras de especialistas y parte del mercado, una vez anunciado un recorte del gasto considerado creíble por los analistas, se centraban ahora en la esperada reforma laboral, particularmente después de que los sindicatos mostrasen su rechazo a las medidas anunciadas el miércoles.

"Ahora es vital ver la reacción sindical y avanzar en la reforma del mercado laboral, fundamental para el empleo y también para el crecimiento", dijo un analista.

Mientras UGT aseguraba que las medidas suponen un "cambio de escenario en las relaciones con las organizaciones sindicales", el otro sindicato mayoritario - habitualmente más crítico - afirmó que las medidas merecen todo el rechazo social y advirtió de movilizaciones.

Aunque ambas organizaciones sindicales advirtieron de que las medidas dificultan el diálogo social, se mostraron relativamente esperanzadas en un posible acuerdo.

En su discurso ante el Parlamento, el presidente del Gobierno se mostró confiado en que el diálogo concluya con éxito en el previsto mes de mayo y también mencionó la otra gran reforma que esperan los economistas, relativa a la revisión de los sistemas de seguridad social del Pacto de Toledo.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below