Revueltas de inmigrantes en Italia entre tensión racial

viernes 8 de enero de 2010 21:53 CET
 

ROSARNO, Italia (Reuters) - Los enfrentamientos entre inmigrantes y residentes locales en una población italiana entraron en el segundo día el viernes, mientras el Gobierno enviaba más efectivos policiales para tratar de contener uno de los peores episodios de tensión racial en años.

La violencia avivó un antiguo debate político sobre la inmigración. El ministro del Interior indicó que años de excesiva "tolerancia" eran el origen de la violencia, y la oposición acusó al Gobierno de alimentar la xenofobia.

El presidente Giorgio Napolitano pidió un inmediato fin a las revueltas, en las que 37 personas, entre ellas 18 policías, han resultado heridos.

Unos 8.000 inmigrantes ilegales trabajan en la región de Calabria, en el sur del país, donde surgieron las revueltas, la mayoría como jornaleros que recogen fruta y verdura. Muchos viven en fábricas abandonadas sin agua corriente o electricidad y los grupos de derechos humanos dicen que son explotados por el crimen organizado.

Los enfrentamientos comenzaron el jueves, cuando una banda de jóvenes blancos del lugar dispararon con rifles de aire comprimido contra un grupo de inmigrantes africanos que regresaban de trabajar, hiriendo a dos de ellos.

El ataque desató una noche de disturbios por parte de decenas de africanos, que rompieron lunas de coches con barras de hierro y piedras y prendieron fuego a automóviles y contenedores de basura.

"Esos tipos nos disparaban como si fuera una feria, se reían. Yo gritaba y otros coches pasaban, pero nadie paró, nadie llamó a la policía", relató Kamal, un marroquí, al diario La Repubblica.

El viernes, la violencia continuó. La policía indicó que dos inmigrantes fueron disparados con rifles de aire comprimido y sufrían heridas en las piernas, mientras que otros dos fueron atacados con barras de hierro y estaban graves.

"NO SOMOS ANIMALES"   Continuación...

 
<p>Grupos de inmigrantes protagonizaron revueltas el jueves por la noche en el sur de Italia, donde quemaron coches y rompieron escaparates en protesta por un ataque contra braceros africanos por una banda de j&oacute;venes del lugar, inform&oacute; la polic&iacute;a. En la imagen, varios immigrantes se manifiestan en una protesta en la ciudad de Rosarno, en el sur del pa&iacute;s, el 8 de enero de 2010. REUTERS/OTNPhotos</p>