Ronaldo destruye al Barça y lleva al Madrid a la final de Copa

martes 26 de febrero de 2013 23:13 CET
 

BARCELONA (Reuters) - Cristiano Ronaldo aplastó el martes las débiles esperanzas del Barcelona con dos goles en la victoria 3-1 del Real Madrid en el Camp Nou, en el partido de vuelta de semifinales de la Copa del Rey, que les da un hueco en la final ante el Sevilla o el Atlético de Madrid.

El delantero portugués marcó en el minuto 13 un potente penalti por lo bajo en la portería de José Manuel Pinto, después de que Gerard Piqué le hubiera hecho caer al suelo, convirtiéndose en el primer jugador que marca en seis Clásicos seguidos fuera de casa.

El Barça dominó la posesión pero rara vez amenazó, y Ronaldo dobló la ventaja de los blancos en el minuto 57 tras recibir el balón de Angel di Maria, ante un Pinto que no estaba donde debía.

Ése fue el gol número 12 del portugués en 18 partidos contra el Barça desde que llegó al Madrid en 2009, y su segundo doblete en otros tantos partido en un aturdido Camp Nou.

El Madrid echó sal en la herida de su gran rival cuando Raphael Varane, que el mes pasado marcó el gol del empate 1-1 en el partido de ida en el Bernabéu, saltó por encima de la defensa en un córner en el minuto 68 y marcó de cabeza por debajo del larguero.

Jordi Alba marcó para los anfitriones en el minuto 89, pero era demasiado tarde para el Barcelona, que concedió tres goles al Madrid en casa por primera vez desde su empate 3-3 en marzo de 2007.

El Madrid se enfrentará en la final de mayo con el Atlético de Madrid o el Sevilla, que juegan el miércoles, pero antes volverá a verse las caras con el Barcelona en un partido de Liga en el Santiago Bernabéu el próximo sábado.

 
El Madrid se impuso el martes 3-1 al Barcelona en el Camp Nou, eliminando a su rival de la Copa del Rey tras el partido de vuelta de semifinales de la Copa del Rey. En la imagen, el jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo celebra su segundo gol contra el Barcelona en us partido de semifinales de Copa del Rey en el Camp Nou, en Barcelona, el 26 de febrero de 2013. REUTERS/Albert Gea