El Málaga, con esperanza para la vuelta ante el Oporto gracias a su defensa

miércoles 20 de febrero de 2013 13:34 CET
 

MADRID (Reuters) - Los delanteros del Málaga tienen que dar las gracias a los defensas por permitirles la opción de redimirse ante el Oporto y por mantener vivas sus esperanzas en los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Los andaluces, que debutaban en esta competición, han sido uno de los equipos sorpresa esta temporada, acaparando alabanzas por su atractiva posesión del balón, pero se toparon contra un muro en Oporto y perdieron el partido de ida de los octavos de final por 1-0.

El Oporto, doble campeón europeo, fue dueño del balón durante casi todo el encuentro y Joao Moutinho marcó el único gol, aunque en fuera de juego, para dar a los portugueses una estrecha ventaja para la vuelta que se disputará el 13 de marzo.

"Ha sido uno de nuestros peores partidos de la temporada en la faceta atacante", dijo el entrenador del Málaga, Manuel Pellegrini, en una conferencia de prensa tras el partido.

"No obstante, ellos solo nos hicieron un gol, además en fuera de juego, a pesar de la superioridad que mostraron".

"Si ellos con tanto balón nos hicieron tan poco, apenas un gol y en fuera de juego, cuando recuperemos nuestro fútbol podemos revertir la situación".

El Málaga, que es cuarto en la Liga, tiene la defensa más hermética en España, y Willy Caballero es uno de los porteros más alerta.

Sin embargo, es en el medio campo y en la delantera donde el Málaga ha llamado normalmente la atención, sobre todo en la figura del talentoso jugador de la selección sub-21 Isco.

"Al 1-0 creo que seremos capaces de darle la vuelta en La Rosaleda. Nos han planteado un partido muy duro, muy táctico y apenas nos han dejado respirar", dijo Isco.

/Por Mark Elkington/

 
Los delanteros del Málaga tienen que dar las gracias a los defensas por permitirles la opción de redimirse ante el Oporto y por mantener vivas sus esperanzas en los cuartos de final de la Liga de Campeones. En la imagen, los jugadores del Málaga Manuel Iturra y Julio Baptista saltan por un balón durante el partido en el estadio Dragao de Oporto, el 19 de febrero de 2013. REUTERS/Jose Manuel Ribeiro