Un testigo escuchó "gritos continuos" en casa de Pistorius

miércoles 20 de febrero de 2013 16:02 CET
 

PRETORIA (Reuters) - Un testigo escuchó "gritos continuos" que provenían de la casa del atleta paralímpico Oscar Pistorius poco antes de que su novia muriera tiroteada, dijo el miércoles el detective que dirige la investigación de asesinato.

El oficial Hilton Botha, un detective que lleva 24 años en el cuerpo, también dijo ante el tribunal de Pretoria que la policía encontró dos recipientes con testosterona y jeringuillas en el dormitorio de Pistorius.

Pistorius, que carece de las dos piernas por debajo de las rodillas y es conocido como el "Blade Runner" del atletismo por sus prótesis de fibra de carbono, sollozaba sin control mientras Botha presentaba su testimonio.

La novia de Pistorius, la modelo y licenciada en derecho Reeva Steenkamp, de 29 años, fue alcanzada en la madrugada del 14 de febrero por tres balas en la cabeza, codo y cadera.

El incidente ha conmocionado a Sudáfrica y a los millones de personas en todo el mundo que vieron los triunfos del atleta como una historia inspiradora del triunfo del deporte sobre la adversidad.

"Uno de nuestros testigos escuchó una pelea, a dos personas hablándose en alto...entre las dos y las tres de la madrugada", dijo Botha ante el tribunal.

La primera llamada del deportista fue a las 3:19 am, al portero de la urbanización de alta seguridad en la que vivía, agregó

En una declaración jurada ofrecida el martes, Pistorius, de 26 años, dijo que dormía con una pistola de 9 mm bajo la cama por miedo a amenazas y que la cogió cuando se despertó en plena noche, pensando que un intruso había escalado por la ventana del cuarto de baño y entrado en el retrete colindante.

Pistorius, el atleta de más alto perfil de la historia de los Paralímpicos, describió cómo disparó hacia la puerta cerrada cegado por el pánico, creyendo que el intruso estaba escondido en el retrete.   Continuación...

 
La vista sobre la fianza de la estrella del atletismo paralímpico Oscar Pistorius, acusado de asesinar a su novia, se retomó el miércoles en Pretoria. En la imagen, Oscar Pistorius en el tribunal con su hermano Carl (a la izquierda) al fondo, el 19 de febrero de 2013. REUTERS/Siphiwe Sibeko