Calderón debuta como máximo anotador pese a la derrota de los Pistons

martes 5 de febrero de 2013 08:40 CET
 

(Reuters) - El base español José Manuel Calderón debutó en la noche del lunes con su nuevo equipo, los Pistons de Detroit, con sabor agridulce, ya que pese a ser el máximo anotador con 15 puntos y tres asistencias, su equipo cosechó una derrota por 99-85 ante los Knicks en el Madison Square Garden.

Calderón, traspasado la semana pasada por los Raptors de Toronto a los Grizzlies de Memphis y de ahí a los Pistons, no consiguió cambiar la inercia perdedora de los de Detroit, con 18 victorias y 31 derrotas en lo que va de temporada, que se vieron superados por los Knicks pese a que el base extremeño anotara siete de los 12 tiros de campo que efectuó.

En otros partidos con representación española, los Thunder de Serge Ibaka consiguieron una amplia victoria por 112-91 frente a Dallas con 12 puntos, incluido un triple, del congoleño nacionalizado español además de cinco rebotes, una asistencia y un tapón.

Los Timberwolves de Ricky Rubio volvieron a caer, esta vez por un ajustado 100-98 frente a Portland. El base español, que jugó 33 minutos, realizó una gran actuación con 15 puntos y 14 asistencias, igualando su mejor marca pasadora en la NBA, aunque no sirvió para superar a los Blazers de otro español, Víctor Claver, que no consiguió ningún punto.

La jornada se completó con los siguientes partidos:

Indiana Pacers 111 - 101 Chicago Bulls

Philadelphia 76 ers 78 - 61 Orlando Magic

Washington Wizards 98 - 90 Los Ángeles Clippers

Miami Heat 99 - 94 Charlotte Bobcats

Utah Jazz 98 - 91 Sacramento Kings

 
El base español José Manuel Calderón debutó en la noche del lunes con su nuevo equipo, los Pistons de Detroit, con sabor agridulce, ya que pese a ser el máximo anotador con 15 puntos y tres asistencias, su equipo cosechó una derrota por 99-85 ante los Knicks en el Madison Square Garden. En la imagen, de 20 de enero, José Manuel Calderón en un partido todavía en su anterior equipo, los Raptors, frente a los Lakers en Toronto. REUTERS/Mark Blinch