Pellegrini: La venta de Monreal es un duro revés para el Málaga

sábado 2 de febrero de 2013 16:27 CET
 

MADRID (Reuters) - La venta en la fecha límite del defensa español Nacho Monreal al Arsenal ha sido un duro golpe para el Málaga y revela el delicado estado de su situación financiera, dijo el sábado su entrenador Manuel Pellegrini.

El lateral izquierdo de 26 años llegó el jueves a un acuerdo con el club de la Premier League, poco antes de que se cerrara el mercado invernal de fichajes.

"La salida de Monreal es lamentable para el equipo", dijo Pellegrini en rueda de prensa, antes de la visita del Zaragoza en Liga. "Nos priva de un jugador muy importante y con un rendimiento muy alto".

"La realidad del club es la que existe y no hay posibilidad de esconderla. Se presentó la circunstancia en el último momento y hubo que hacerlo".

"Entiendo que hay que equilibrar la parte económica, pero nos perjudica mucho deportivamente"

El Málaga, de propiedad qatarí, también se vio obligado a vender a varios de sus jugadores en pretemporada a pesar de haberse clasificado para la Liga de Campeones por primera vez en su historia.

Aunque el equipo ha estado sufriendo retrasos en el pago de sus salarios, alcanzaron los octavos de final de la máxima competición europea, donde se enfrentarán al Oporto a finales de mes.

La UEFA, organismo rector del fútbol europeo, ha castigado al club andaluz por tener pagos pendientes, además de a otros equipos y autoridades fiscales, como parte de la mano dura que está aplicando a las finanzas del club.

La UEFA excluyó al Málaga de la próxima competición europea para la que se clasifique, aunque el club ya ha recurrido la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo.   Continuación...

 
La venta en la fecha límite del defensa español Nacho Monreal al Arsenal ha sido un duro golpe para el Málaga y revela el delicado estado de su situación financiera, dijo el sábado su entrenador Manuel Pellegrini. En la imagen, de archivo, el técnico del Málaga Manuel Pellegrino en un encuentro contra el Real Madrid en La Rosaleda, en Málaga. REUTERS/Marcelo del Pozo