Force India presenta su coche, pero no su segundo piloto

viernes 1 de febrero de 2013 13:56 CET
 

SILVERSTONE, Reino Unido (Reuters) - Force India presentó el viernes su nuevo coche de Fórmula Uno con un único piloto, el británico Paul Di Resta, mientras el misterio rodea la identidad del que será su compañero de equipo.

Después de que McLaren presentara su coche MP4-28 el jueves sin su director técnico Paddy Lowe, tras ser vinculado con su rival Mercedes, fue el turno de Force India para continuar con las ausencias.

El alemán Adrian Sutil, ex piloto de Force India, y el francés Jules Bianchi, reserva el año pasado y que tiene el apoyo de Ferrari, han sido relacionados con el puesto vacante, pero el viernes la escudería no dio pistas sobre por quién optará.

La opción en última instancia probablemente sea favorecer a quien pueda llevar más patrocinios u otras formas de apoyo económico.

En su lugar, el coche fue la estrella. Primero se retiró el envoltorio del VJM06 en una mañana fría y húmeda en Silverstone y luego el coche con motores Mercedes salió del garaje para dar las primeras vueltas.

Inmediatamente destacó por sus cambios en el morro, con una especie de panel que cubre el escalón de la parte delantera para hacerla recta.

Lotus, que el lunes fue la primera escudería en mostrar su nuevo coche, evitó ese cambio estético alegando que sólo agrega peso pero el director técnico de Force India, Andrew Green, dijo que está allí por rendimiento y también por estética.

Di Resta, que comienza su tercera temporada con el equipo propiedad del barón del licor y la aviación india Vijay Mallya, dijo que el coche parecía preciso.

"Es una evolución del coche del año pasado", dijo el escocés. "No es una filosofía completamente diferente".

 
Force India presentó el viernes su nuevo coche de Fórmula Uno con un único piloto, el británico Paul Di Resta, mientras el misterio rodea la identidad del que será su compañero de equipo. En la imagen, Di Resta durante la presentación del VJM06 en el circuito de Silverstone, en Inglaterra, el 1 de febrero de 2013. REUTERS/Darren Staples